Skip navigation

Monthly Archives: diciembre 2014

Navidades Sin PAZ en la Década Ganada

MARTES, 23 DE DICIEMBRE DE 2014 10:18

Carlos MIRA - (OPINION)

Carlos MIRA – (OPINION)

CARLOS MIRA OPINION

La llegada de la Navidad produce un choque de imágenes con la Argentina de la década ganada. En primer lugar resalta la ausencia de un clima de paz en el país. Guerras sordas de poder que amenazan con enfrentar a la presidente con los jueces, en una escalada que, más que amenaza, es ya una realidad.

La increíble parábola del destino que viene a reunir, en el fin del ciclo kirchnerista, a un militar sospechado por su oscuro pasado en la dictadura y al sistema de inteligencia interna del país con el corazón de un gobierno que hizo del aparente enfrentamiento con esas estructuras un ariete de su poder.

La presidente tiene un carácter furioso, cargado de sarcasmos e indirectas; acideces que suben y bajan en una alquimia de tirrias que muchas veces no se explican y que otras muchas terminan por llevar al terreno público lo que son sus pasiones personales.

La Sra. de Kirchner ha embarcado al país en rumbos determinados, en la mayoría de las ocasiones, no por las con

veniencias de los argentinos, sino por sus arrebatos y venganzas, que encuentran en el poderío del Estado las armas que no tendría si fuera una ciudadana común y corriente. La presidente ha colonizado al Estado y a las instituciones con su carácter para usar su fuerza como herramienta de sus pasiones.

Esas pasiones deben unirse a las que tuvo su esposo -porque fue él quien inauguró este periodo de confrontaciones- para completar una década de roces, de conflictos inventados, de acusaciones, de divisiones artificiales, de trastrocamiento de la Historia. La paz ha sido la gran ausente de la década gobernada por los Kirchner.

Tanto Néstor como Cristina han creído que es el conflicto el verdadero actor social; hay que inventarlo si no existe. La calma no puede ser la regla de una sociedad. Es la lucha de unos contra otros lo que encumbra al poder. Si unos y otros no tienen esa propensión al enfrentamiento, pues hay que estimularlos: el crecimiento de su poder personal y el copamiento del Estado depende de eso.

La antigüedad del  concepto “lucha de clases” -patéticamente demostrada por la reciente decisión de los EEUU y Cuba de reanudar relaciones diplomáticas, luego de que los niveles de vida en la isla cayeran por debajo de aquellos que tenía antes de la revolución de Fidel- ha sido desafiada en estos años de furia en la Argentina. Es más, la presidente no tuvo mejor ocurrencia que glosar ese episodio de la diplomacia internacional con el increíble comentario “los yanquis tardaron 53 años en darle la razón a Fidel”.

Resulta francamente sorprendente hasta dónde los más bajos instintos humanos pueden nublar el pensamiento de una persona. ¿Los Estados Unidos le han dado la razón a Fidel? El comentario de la Sra. de Kirchner sería cómico si no fuera dolorosamente trágico.

Ojalá que el mundo no piense que los argentinos compartimos esa supina ignorancia. Por suerte los primeros en saber quién le dio la razón a quién son los taxistas de La Habana que, luego del anuncio, colgaron de sus taxis, movidos a pedal, la bandera norteamericana.

Esa ceguera ha sido el denominador común de estos años. Con esa venda en los ojos se ha gobernado a la Argentina, adueñándose de la idea de “pueblo”, como si solo el gobierno lo fuera, negando incluso el carácter de “argentino” a quien no pensara como ellos. La afectada voz de la locutora oficial de la cadena nacional presentando a la Sra de Kirchner como la presidente de los “40 millones de argentinos” suena como dramáticamente falsa frente a esa otra realidad que solo reconoce como nacional a los que están del lado del gobierno.

Los tiempos corren rápido en estos meses finales de los Kirchner. Son solo seis meses los que restan para la fecha en que las listas de candidatos a la presidencia deben cerrarse, quedan ocho a las PASO, diez a las elecciones y menos de un año de gobierno K. Sin embargo la presidente tiene iniciativas y ocurrencias que trasuntan un desfase con esa cronología implacable: ella actúa como si fuera a quedarse.

Algo de ese comportamiento puede explicarse por la lógica peronista del poder, que tardaría menos de un minuto en detectar el perfume del final y menos de ese tiempo en correr a los brazos del sucesor. Y otra parte se explica por la necesidad de conservar algo de ese poder, ese algo imprescindible que se traduzca en sinónimo de tranquilidad judicial para cuando Cristina ya no se siente en el sillón de los presidentes.

En ese terreno se han ensayado mil combinaciones: ataques a jueces, modificación de leyes, cambios en la estructura de inteligencia, encumbramiento de fiscales, ridículas votaciones a parlamentarios con fueros de un Parlamento que no existe, en fin, una batería de herramientas que torna el objetivo muy obvio, aunque trate de disimulárselo.

Algo parecido sucedió cuando algunos jueces federales comenzaron a investigar las fortunas de la presidente y el origen de alguno de sus fondos: enseguida llovieron sobre ellos acusaciones “en espejo”, algo que hacen los chicos cuando la cara les vende su culpabilidad.

¿Cuánto hace que no vivimos en paz?, ¿cuántas Navidades han pasado al calor de una furia sin explicación, de un enfrentamiento tan estúpido como artificial?

¿Será la de 2014 la última Navidad bajo el influjo de la rabia?, ¿será la de 2014 la última Navidad bajo el clima de la división?, ¿será la de 2014 la última Navidad bajo el imperio del insulto, del atropello y de los empellones?, ¿será la Navidad de 2015 la primera en muchos años en donde haya un solo país con muchas opiniones conviviendo pacíficamente y no una opinión con varios países enfrentados?, ¿será ésta la última Navidad de la altisonancia, de la soberbia, de la ignorancia, del insulto y de la demagogia populista? Dios quiera que el deseo de la mayoría de los argentinos nos traiga finalmente una Navidad en paz.

 

Anuncios

La Familia Real Holandesa Celebra Navidad en Argentina

Enlace Corto> http://wp.me/p2jyBb-un 

(Publicado desde Illinois, por Gaston El Filtro de Chicago quien les desea FELIZ NAVIDAD A TODOS…

(Maxima Por Favor escribeme … tengo mucho que contarte… gsaintmartin@hotmail.com )

Diario Rio Negro, Gral. Roca, Rio Negro, Argentina

Agencia Villa La Angostura.-  Fotos: Magdalena Eisenacht

Los reyes que pasan Navidad en La Angostura

Martes 23 Dic 2014 | 8:46

La Familia Real Holandesa en La Angostura (Patagonia, Argentina)

La Familia Real Holandesa en La Angostura (Patagonia, Argentina)

Máxima Zorreguieta y su familia ya están instalados en la cordillera neuquina. Se sacaron fotos en el Bosque de Arrayanes.

La Familia Real con el Lago Nahuel Huapi de telon de fondo.

La Familia Real con el Lago Nahuel Huapi de telon de fondo.

Ayer a la mañana la reina Máxima Zorreguieta, el rey Guillermo y las princesas Amelia, Ariana y Alexia ofrecieron la tradicional sesión de fotos tras su arribo a Villa La Angostura.

En esta oportunidad el escenario fue el Bosque de Arrayanes. Temprano, minutos después de las 8, una treintena de periodistas y fotógrafos nacionales y holandeses se trasladaron en catamarán hasta el lugar. Luego llegó la familia real en una embarcación privada.

Con la simpatía habitual, acostumbrados a los medios, la familia posó para las cámaras y Máxima y Guillermo tuvieron un breve contacto con la prensa.

Consultados sobre Villa La Angostura y el entorno, señalaron que la ven “totalmente recuperada” de la erupción volcánica del 2011 y Guillermo indicó que aprovecha las visitas para mejorar su castellano. “Entiendo todo pero hablo poco”, aseguró.

La Familia Real en el Bosque de Arrayanes .... donde Wal Dysney creo a Bamby...

La Familia Real en el Bosque de Arrayanes …. donde Wal Dysney creo a Bamby…

Otro periodista le preguntó a Máxima sobre su encuentro con el Papa Francisco. “Fue una visita corta y muy agradable”, comentó al respecto.

Pobre Rey Guillermo solito entre todas las mujeres! ... Pero que suerte para Holanda ... va a tener otra Reyna...

Pobre Rey Guillermo solito entre todas las mujeres! … Pero que suerte para Holanda … va a tener otra Reyna…

Los reyes vinieron a pasar las fiestas junto a su hermano Martín Zorreguieta, que vive en Villa La Angostura hace años y el resto de la familia argentina.

 ______________________

ARGENTINA … !Que País! ¿Bueno … Malo? Allí las opiniones están divididas… ¿EXTRAORDINARIO? … ¿ÚNICO? … ¡SIN NINGUNA DUDA!
Excelente Gente no nos ha faltado: Belgrano, San Martin, Sarmiento y su plan de educación popular ¡único en el mundo! … Juan Bautista Alberdi con sus Bases… su Constitución 1853 … y el profético articulo 29… Máxima Reyna bi-nacional de Holanda, y Francisco el Papa actual…

ARGENTINA ¿Por qué tantas dudas? … ¡Hace apenas poco mas de siglo y medio ASOMBRASTE AL MUNDO! Siendo el mejor país de este planeta para VIVIR. …. VIVIR sin pedir ni deberle nada a nadie, ser uno mismo, criar una familia, cuidarla y defenderla TRABAJANDO… ¿de que otra forma podría ser con dignidad?
¡ANIMO ARGENTINA … ALGO ESTA POR PASAR!
Solo Falta un empujoncito mas … pero ya sea que “TIREMOS o EMPUJEMOS” debemos hacerlo en el mismo sentido y TODOS JUNTOS … a la voz de

…AURA… ¡YA!

(Escribeme Maxima … PLS… gsaintmartin@hotmail.com) 

Si ya se los envié disculpen por el spam, pero no quiero dejar de decir que una esperanza he comenzado a tener… aunque por ahora es una esperanza muy débil.

Creo que van a coincidir conmigo que Cuba fue maltratada por la Casa Blanca desde aquellos años sesenta. Y que no era necesario que transcurriera medio siglo para darse cuenta que algo se había hecho mal. Y de los dos lados las cosas caminaron para donde no debían. La negativa a dialogar fue cada vez más fuerte desde Washington y la reacción fue peor; Cuba se volvió cada vez más soviética… para su propia desgracia. Y como siempre, las de perder la tuvo el más débil. EEUU siguió viviendo como siempre y Cuba se hundió en un mundo soviético que nunca supo de la prosperidad.

Ayer parece que se creó una oportunidad para que Cuba pueda “gozar de la vida”. Pero la relación con EEUU no lo es todo, hay que completarlo con la vieja fórmula que hizo la prosperidad en muchos países; libertad personal y libertad económica. Y habrá que saber como manejar los males que la libertad también tiene.

Hace unos años viajé intensamente a Cuba por razones de mi trabajo. Viví y me sumergí en ella mucho más que un turista, por una razón muy simple: tuve que “hacer cosas” en Cuba y no solamente admirar sus playas. En aquella oportunidad escribí reflexiones y anécdotas de la Cuba que tuve que vivir. Se las adjunto porque me encantaría que me digan lo que puede estar equivocado de mis impresiones.

Ernesto Novillo / Hannover, Alemannia

CUBA… ATRÁS DE LAS PLAYAS

Llegar a La Habana por avión es una experiencia grata. Veo un aeropuerto pequeño pero cómodo, buen aire acondicionado, colores fuertes, arquitectura algo “modernosa” y algo atrevida… hasta que llego a donde me atienden los celosos custodios de inmigraciones. Y allí se rompe algo del encanto inicial debido a la mirada escrutadora y desconfiada del agente de migraciones, que finalmente me dice un cordial “Bienvenido a Cuba, señor”.

Después de pasar por una aduana muy poco molesta sigo derecho a la parada de taxis y a poco de asomarme me ofrecen un auto con toda educación. Allí noto algo extraño para un país caribeño: nadie me asedia ofreciéndome baratijas, ni “el mejor servicio de taxis”, ni ninguna extraordinaria artesanía o exóticos servicios. Luego supe que esto se debe al “pleno empleo” obtenido por el Gobierno. Bien… parece entonces que la historia se escribió de manera diferente allá en la URSS, y que quizá el aire caribeño es apto para la ideología marxista. Y me digo entonces que Marx se equivocó muy feo cuando pensó que Inglaterra era el país ideal para sus novedosas ideas. Jamás se le ocurrió Rusia y mucho menos Cuba. ¿Habrá pensado en la China y en Corea del Norte? Si Ud. leyó Das Kapital por favor cuénteme. Yo no estoy dispuesto a pasar por ese “martirologio” literario y socialista. ¡Vaya que error la de Marx! pienso; no se le ocurrió que Cuba era un lugar perfecto para sus ideas.

Y el taxi transita, conduciendo con prudencia, por una avenida mitad rural mitad ciudad y luego entra por calles que de a poco me muestran La Habana; arquitecturas coloniales, mezcladas con diseños modernos, un barrio realmente señorial y muchos otros de menor calidad. Todo el conjunto tiene algo en común: la ausencia de salvadoras manos de pintura, algunas estructuras con notable apariencia de precariedad y para completar ese cuadro dos cosas inusuales para quienes no vivimos en un paraíso caribeño: el mar y el cielo limpios y azules a más no poder. Bajo la mirada nuevamente a las calles y veo un parque automotor que me llena de nostalgia: modelos de los años cincuenta, mezclados simpáticamente con algunos de los lejanos cuarenta. Nadie puede dejar de mirar esto como una “obra de arte mecánico” o además sentir que ha sido presa de un viaje al pasado, mal que le pese a los físicos que dicen que eso no es posible.

Y llego al hotel. Bueno, allí vuelvo bruscamente al siglo XXI, donde el encanto no existe en la vida diaria; un cinco estrellas igual a cualquiera de los tantos que hay en el resto del mundo, donde todo es confort, modernismo y sonrisas. Allí me entero que esa cadena de hoteles añoraba mi llegada, ya que parece ser que “Ud. es muy importante para nosotros y su opinión también”. Lo que equivale a “siga viniendo y no olvide su tarjeta de crédito o billetera”. Pierdo entonces el mundo nostálgico que me había ofrecido el viaje en el taxi. Pero no me quejo demasiado. Un poco de aire acondicionado es siempre muy bienvenido en aquellas latitudes.

A través de la ventana de mi habitación y desde una altura arriba del piso veinte, el mar y las playas son un regalo fuera de lo común, que por el momento me hacen olvidar la pena de haber perdido la fantasía de mi reciente viaje a los años cincuenta. Siento que vuelo dentro de un espacio tridimensional en el que el aire está pintado de azul. Disfruto el momento que me regalan las playas de Cuba y… ¡caray! Noto algo raro. ¡El mar está vacío! Sólo tiene agua. Los cubanos lo han dejado solitario, cosa que al mar ni le va ni le viene. Pero me sorprende la ausencia del hombre: no hay botes, ni yates, ni chicos barrenando, ni ningún ser humano que disfrute de semejante regalo de la Naturaleza. Después supe la verdad…

Pasear por el malecón de La Habana, cerca de su centro antiguo, es otro regalo pero esta vez del hombre, o mejor dicho de los hombres que antaño vivieron y construyeron en Cuba una arquitectura me lleva a la belle epoque. ¡Que elegancia! Pero de noche, todo se ve mucho mejor, ya que cuando ella llega, entra la fantasía en nuestro día, echando un velo translúcido y benévolo sobre La Habana. Atrás de él los manchones de alguna pintura sobreviviente de décadas pasadas, los trozos de revoque caídos, las ventanas apuntaladas y otras cosas que aparecen en la vejez de los edificios poco atendidos, se simulan y se ocultan discretamente. La falta de cuidados ha hecho de la otrora hermosa y culta Habana una “ciudad vieja”, cuando bien podría ser una “ciudad antigua”, como lo es Florencia en Italia, o Ávila en España o Cartagena de Indias en Colombia, donde los siglos pasan dejando un aire de nobleza en las fachadas.

Pero no estoy en Cuba para hacer turismo sino para “hacer cosas” de mi profesión, de las que no vale la pena hablar. Sólo diré que mis actividades en Cuba son para colaborar con una refinería cuya “historia revolucionaria” la comento más adelante. Para ir a mi lugar de trabajo contorneo La Habana a lo largo del malecón, el que muestra el eterno mar azul, un fuerte como el San Felipe de Cartagena de Indias y un túnel que pasa bajo un brazo de mar y que luego supe lo construyó una empresa francesa, allá a comienzos de los cincuenta. No falta el puerto de pescadores y sus otrora coloridos barcos, hoy convertidos en hierros y herrumbre que todavía flota, pero malamente. Los peces del mar felices.

Saludo en mi viaje a un compatriota y tocayo mío cuyo retrato, hecho con hierro negro, vigila atento la plaza de la Revolución. Su barba y su gorra son inconfundibles. Le digo “¡Hola che…!” y sigo mirando la ciudad. No me pierdo los innumerables lemas pintados sobre las paredes. Son para copiarlos y escribir un libro sobre el entusiasmo humano. “Hasta la victoria siempre”, y me pregunto; ¿Victoria sobre quién? ¿Y porque “siempre”? ¡Pocas cosas son para siempre! Si no fuera así estaríamos viviendo en cavernas… Pero de pronto, allá en la Cuba de atrás de las playas, todavía viven… Vaya a saber…

“Tenemos y tendremos siempre socialismo“. Bueno, pienso… no leyeron los diarios, pero en un 9 de Noviembre de 1989 los socialistas, ansiosos de que “siempre” también tenga un final, voltearon un muro en una vieja ciudad alemana. Quizá convenga que los cubanos les consulten porque lo hicieron… Se me ocurre esto y creo que es un buen consejo.

Y leo un lema que me maravilla: “Esta batalla está ganada de antemano como muchas otras que ya hemos ganado”. Yo creía que cuando el ex sargento mayor del ejército cubano, devenido en ese entonces en presidente y dictador del país, huyó de Cuba en el día de Año Nuevo de 1959, se habían acabado la guerra y las batallas. Me prometo investigar esto a mi regreso porque el tema parece interesante. Un diario menciona que nuevos policías han egresado de la Escuela de Policías. Pero no son llamados Policías, ni Subtenientes, ni nada de eso: son Combatientes. ¿Contra quién? ¿Qué guerra? Afortunadamente no encontré ningún cartel relativo a “la madre de las batallas”, como allá en Bagdad. Se ve que es un concepto puramente iraquí.

Y así habrá lemas hasta que no queden paredes libres en esa Habana, tan bonita y llena de gente tan pobre. ¿Son realmente tan pobres? Bueno, piense como haría Ud. para vivir con 20 dólares mensuales y agregue que para poder comer, una familia necesita unos 50 dólares por mes. ¿Y la casa? No es ningún problema; el Estado es dueño de todas y las ha regalado a sus ocupantes, regalo que a los cubanos que viven en la Florida los tiene envenenados. Veneno que la buena vida que llevan allá lo controla eficazmente.

Otros cubanos en la isla no consiguen el ansiado regalo, porque finalmente el Estado es Estado y no se le puede pedir que produzca casas a la misma velocidad que hoy produce formularios para ser rellenados por cualquier cosa que Ud. quiera hacer en esa paradisíaca isla. ¿Cómo hacen entonces los cubanos para morar bajo techo? Pasee de noche por el centro antiguo y verá las puertas abiertas de viejas casonas llenas de gente compartiendo el techo, pero no sé si lo hacen con alegría. ¿Se acuerda de Dr. Zhivago cuando volvió del frente ruso-alemán de la Gran Guerra, que “bien” que la pasaba en Moscú? Un taxista me contaba que a pesar de trabajar duramente y llevar ya quince años de casado, sigue viviendo en la casa de sus suegros y que estudió Física pero con ese estudio no comía. ¡Picnic para un siquiatra social!

Y por fin llego a mi destino de trabajo: una refinería. Una media hora de trámites y verificación de mis documentos le demuestran a la Seguridad que soy inocente y me llevan a una sala de reuniones grande, con un equipo de aire acondicionado más viejo y más grande aún, que después de quince minutos me congela hasta los huesos. Pido que suban el termostato y asumo que no hay porque apagan el equipo. Cuando llegamos a temperatura de infierno, lo vuelven a encender. Y cuando regreso a Calgary toso y estornudo con entusiasmo por dos o tres semanas seguidas.

Profesionalmente me encuentro con un grupo de gente agradable y con buena formación profesional. Me sorprende el conocimiento que tienen de cómo funcionan las cosas en el mundo de los contratos y de la técnica. Viven en un país comunista pero no son “nenes de pecho”. De política nadie habla, salvo uno, cuya admiración por Fidel es tan grande que no cesa de repetir que “él concibió la Revolución, él la ganó y luego la desarrolló, lo que lo hace un caso único en el mundo”. Tiene razón… pero que al menos no lo olvide a Salazar, o a Franco. Y ni que hablar si nos damos un paseo por Medio Oriente o América Latina. Claro nadie podrá igualar los veintiocho siglos de estabilidad política de Egipto antes de la aparición de los romanos.

Y con seguridad que Fidel está orgulloso de lo que hizo. No es para menos; a los treinta años dejó la abogacía y con un grupo de 80 “compañeros” se consiguió un barco en las costas mexicanas y unas cuantas armas y cruzó el mar hacia su querida isla. El barco era el Granma y tenía unos veinte metros de eslora. Para los que hemos vivido el mar, sabemos lo que es trasladar 80 hombres en un barco con esa eslora; de fácil… ¡ni hablar majo!

Y así desembarcaron en el extremo sureste de la isla, allá por donde hoy está el “hotel” de Guantánamo. Y después de dos años batiéndose con el ejército de Batista y ya con 32 años de edad, Fidel entró victorioso a una Habana entusiasmada. Después todo es historia conocida, incluso la torpeza política del gobierno americano, que aún mantiene un embargo inexplicable. La URSS hizo su Agosto con toda felicidad, hasta que les descubrieron los misiles allá por 1962 y el joven Kennedy se puso duro como un bate de béisbol. Le ganó, en ese entonces, la partida al oso soviético.

La historia de la refinería en la que estoy, única que abastece gasolinas en La Habana, es elocuente. La Esso y la Shell eran sus dueñas y refinaban crudo de Venezuela y de otros países amigos de los rubios del norte, desde mucho tiempo antes que hubiera una revolución. Y siguieron refinando normalmente hasta después que los nuevos dueños de la isla se hicieron cargo del poder a sangre y fuego. Un buen día llegó un aviso a la dirección de la refinería: “a partir de ahora van a recibir petróleo soviético”. ¿Se imagina? Año 1960; Kennedy versus Kruschev. Plena guerra fría. La hoz y el martillo es un símbolo herético. La bandera americana también… todo depende del país en que uno se encuentre. Esso y Shell, riñones del mundo capitalista, se niegan en redondo a recibir crudo soviético: está contaminado ideológicamente y puede tener espías ocultos en los barriles. El gobierno revolucionario les da la orden de refinar ese crudo y los diarios la publican con letras de veinte centímetros de altura. Esso y Shell no la acatan. Al día siguiente aparece en la refinería el señor Ernesto Guevara, vestido de guerrillero y armado hasta los dientes con un grupo de incondicionales.

Y se acabó. La refinería junto con todo aquello que huela a hidrocarburo pasa a ser propiedad del Estado a partir del momento en que los guerrilleros armados saltan del camión y aseguran el perímetro bajo la mirada de su comandante: un argentino. Y el petróleo y sus refinerías siguen aún perteneciendo al Estado, el dueño de todo, incluso de la vida de sus habitantes. Fue una “gesta gloriosa” que hoy se la recuerda en un museo que está en la refinería. Me lo hacen recorrer mientras un cubano, de raza negra, me dice que es el custodio del museo, aunque en realidad estudió sicología. Me abruma con detalles y supero el trance mirando fotos y diarios de la época. No hay dudas; todos veneran al argentino que lleva mi mismo nombre y pistola al cinto, porque sienten que éste les devolvió el petróleo. Lástima que lo mataron los bolivianos. Y no puedo dejar de sacarme una foto en un gran cartel que lo recuerda, con un lema dicho por el mismísimo Fidel. Si le interesa verá la foto más abajo. Y pese a lo bien que me siento con el grupo de personas que me rodea, no me adhiero a su veneración porque no admito que alguien solucione problemas cortando la vida de otros. Y él lo hacía.

Los flujos culturales de Europa hacia América son pocos y fáciles de identificar. Algún holandés por el Caribe, pero claramente al norte los ingleses y al sur del Río Grande, España y Portugal. Pero éstos últimos compartieron una fuerte componente cultural local, que vivía en un arco que va desde México hacia el norte de Chile, poblado por aztecas, mayas, chibchas y súbditos del Inca.

Eran civilizaciones sofisticadas social y políticamente, pero… ¡ay! Su tecnología no era tan sofisticada como la europea y los conquistadores los doblegaron, les impusieron una religión y una organización social que dio dudosos resultados y destrozaron mucho de las cosas buenas que tenían. Y muchas de las malas también porque los nativos tampoco eran el dechado de virtudes que suelen pregonar algunos “idealistas”. Léalo en “El imperio socialista de los incas”, libro cuya lectura recomiendo enfáticamente. Claro que sin España vaya a saber cuánto más hubieran podido desarrollarse esas civilizaciones. Yo creo que muy poco y por eso siento que América Latina tiene también una deuda con España.

Y finalmente apareció en América el componente africano, un flujo de escaso contenido cultural, que en Cuba se mezcló con españoles, creo que en una proporción del 40% y eso son hoy los cubanos. Hay blancos puros, negros puros y algo de mezcla de ambos. Pero… todavía falta mencionar un flujo cultural adicional en Cuba: el que vino de la URSS después de 1959. Pero éste no fue un flujo humano que llegó para quedarse como los otros. Fue una ideología, una técnica para organizar el país, que como sabemos abarca hasta los más mínimos detalles de la vida de las personas.

CUBA DETRAS DE LAS PLAYAS

CUBA DETRAS DE LAS PLAYAS

Y eso es Cuba culturalmente: española, africana y soviética. Los españoles llegaron y muchos se quedaron y tuvieron descendientes. Los africanos fueron traídos encadenados, los obligaron a quedarse y también tuvieron descendientes. Los soviéticos llegaron, algunos tuvieron descendientes sólo para divertirse (¡Y cómo!) y se fueron. ¿Qué dejaron? Formularios para rellenar, la misma pobreza que ya había, pareciera que un algún sistema educativo y una alguna medicina social. Pero falta agregar que también dejaron las bases para que la sociedad no prospere jamás. Lo que demuestra que yo a veces me equivoco cuando digo que una buena educación lleva a la prosperidad. No siempre es así y Cuba lo dice a gritos. ¡Vaya dilema el que ahora tengo!

Una anécdota para pintar esa cultura soviética que dejó la URSS. Con mis colegas cubanos debatimos el proyecto que estamos ejecutando y como es usual entramos al llamado “análisis de riesgos”. Pregunté por los huracanes; son de consideración. Antes de fin de año tendrán unos quince, y cada uno paraliza la isla hasta cinco días. Pregunto por las lluvias, los proveedores, las huelgas… y me miran con asombro. ¡Aquí no hay huelgas! Bien. Y me acuerdo de aquella vez que Nikita visitaba una fábrica en Inglaterra y el director de la planta le preguntó como manejaban en la URSS las huelgas. Nikita lo miró y le dijo: “No las permitimos, ¿y Uds.?”. El director lo miró y con resignación británica le dijo: “No las podemos prohibir porque tenemos muchos comunistas en el Sindicato”. No importa si esto fue cierto o no. Es toda una explicación del mundo de entonces.

Pero volvamos a Cuba y a mi reunión con los ingenieros cubanos. Acepto la respuesta que me dan como un hecho y sin sorprenderme. El Soviet no tolera huelgas, lo cual no es nada nuevo para mí. Pero inmediatamente después sí que recibí una sorpresa, cuando uno de los ingenieros cubanos me mira y me dice: “Ernesto; ¿Cómo se te ocurre que aquí haya huelgas? Toda la refinería es nuestra, somos sus dueños. Sería hacernos huelga contra nosotros mismos. El personal obrero tiene clarísimo este concepto”. Me quedo de una pieza y pienso que la cultura soviética ha calado más profundamente que Ortega y Gasset, aquél grande del pensamiento español.

Una mañana me levanto en La Habana y leo el diario. Humm… Fidel entregó el poder a su hermano Raúl porque se va a operar de una hemorragia interna. Han pasado ya tres semanas y la salud de Fidel todavía parece ser un misterio. Pero no quiero especular sobre eso, ni tampoco sobre lo que pasará en la isla cuando Fidel muera, porque todos los gurúes de la política ya lo han publicado en miles de diarios. Sus opiniones nos han guiado hacia los infinitos puntos cardinales y yo prefiero, que mis ideas sobre este asunto, no contribuyan a la entropía creciente de la información.

Lo que quiero contar es que el país no perdió su rutina diaria, al menos en forma significativa. Pero nacieron actos de alabanzas a su líder y deseos de su pronta recuperación por todos lados. Algunos más audaces lo consideraron inmortal, otros le rezaron en ceremonias donde se mezclan las religiones africanas con el Cristianismo, ambas fuertemente sustentadas por un nada despreciable componente de superstición. Claro que muchos sintieron sincero dolor y preocupación y en tanto el Gobierno puso en marcha su máquina de lemas a través de la televisión, el Granma, y otras pocas publicaciones del mismo Estado.

Leo las noticias y no me sorprendo, hasta que caigo en la cuenta que la preocupación general es que Fidel se reponga, pero además que nadie le falle a su líder. ¿Y eso? ¿Es el pueblo el obligado con su líder? ¡Yo creía que debe ser al revés! Los argentinos que vivimos en los cincuenta recordamos siempre los años del Perón “bravo”. Pero la maquinaria propagandística no hablaba de las obligaciones del pueblo, salvo la de trabajar, ir a su casa, hacer deportes en la UES, etc. En cambio los lemas decían que “Perón cumple y Evita dignifica”. Perón era el “primer trabajador”. Perón estaba obligado a cumplir con su pueblo. Pero veo con sorpresa que en Cuba es a la inversa. Me gustaría saber que es menos peor, aunque me sospecho que lo sé.

Y si tuvo Ud. la paciencia de llegar hasta aquí, le ruego me disculpe de lo poco que hablé sobre la Cuba hermosa, esa que canta, atiende turistas en la playa con gente agradable y dulce, aunque en sus casas tienen prohibido tener Internet y ver películas norteamericanas. Vaya para ellos toda mi admiración por la fuerza de sus convicciones y algún sentimiento de tristeza. Pero pienso también que la felicidad se consigue de infinitas maneras.

Y seguiré yendo a Cuba y seguiré sin entender porque ese paraíso caribeño, de gente encantadora, es una reliquia soviética, esclerotizada en los años de la guerra fría y en las ideas de alguien que las escribió en la Europa de mediados del siglo XIX. No hay otro caso así en el mundo, salvo quizá la lejana y mucho menos glamorosa Corea del Norte.

Comprendo muy bien porque el canto de un cubano dice que “cuando salí de Cuba dejé enterrado mi corazón”. Estoy seguro que también Martí cantaría esta canción.

Ernesto Novillo    /   Hanover, Alemania,    /   Agosto 2006

En mis sucesivos viajes a La Habana, llamaron mi atención algunos textos en la vía pública y en documentos, que son realmente sorprendentes. O quizá incomprensibles para quienes, como yo, no hemos sido educados en la Cuba castrista. Veamos lo que esos textos me inspiraron.

“Revolución es…

… lealtad, altruismo y solidaridad” ¡Bien!

Así reza uno de los tantos lemas expuestos en los carteles públicos de La Habana. Veamos cuan verdadero es éste que recientemente me llamó la atención. Empecemos por entender la primera palabra: revolución. Como sabemos es la acción para obtener la sustitución inmediata y sin contemplaciones, de un poder existente. Se trata de un proceso drástico de cambio, a veces impuesto por la fuerza, en el cual, para desánimo del que ideó el lema cubano, la lealtad no tiene cabida. Todo lo contrario. Es necesario generar una deslealtad generalizada hacia quienes están en el poder para conseguir el gran objetivo de una revolución: la sustitución del poder y de sus apoderados, por otro tipo de poder y… lógicamente, por otros apoderados, que casualmente son los mismos que lideran la revolución. De manera que el lema tiene una notoria falla: lealtad y revolución no son conceptos asociados, más bien son opuestos. Y con esto no abro juicio sobre la justa causa que son algunas revoluciones, que pueden ser actos de lealtad hacia una gran mayoría. Sin embargo, no estoy seguro que la revolución cubana sea este caso, por la pobreza y suspensión de libertades impuestas por el gobierno de Cuba a partir de 1959.

Y la segunda palabra del lema que encabeza este escrito; el altruismo, también me llena de dudas pese a ser un concepto de alto valor moral: ¿Está él conectado con la revolución? ¿Con esta revolución en particular? ¿Es altruista toda revolución? ¿Lo fue la francesa allá en 1789? Veamos; según sabemos, el altruismo es actuar por el bien de otros a expensas del bienestar de uno mismo. Y desembarcar en una lejana playa, abrirse paso por la selva, y aumentar fuerzas convenciendo a nuevos adeptos, no se hace por altruismo. Tiene un objetivo político claro: la sustitución de quien o quienes están en el poder.

Deponer el poder del rey de Inglaterra en América y sustituirlo por un presidente y un congreso es revolución, que aunque se haya hecho en 1776 no tuvo altruismo, o lo tuvo en escasa cantidad. Cuando esto ocurrió, lo que en realidad había era un sentimiento indiferente al altruismo, que era el de tener una nación independiente… y participar en ese nuevo poder era el sueño de más de un revolucionario. Era el ansia de libertad y de poder. El altruismo podía venir después, como grato componente de las acciones de los individuos, mientras construían una nueva sociedad, que debía dejar atrás la revolución. Quizá algún guerrero expuso o perdió su vida pensando solamente en los demás y no en sí mismo. Pero se adhirió a una causa que no estaba motivada por el altruismo, sino por otros intereses, mucho más importantes, como es la libertad. Posiblemente más de un revolucionario del África negra ni conozca la palabra.

Y llegamos a la solidaridad revolucionaria. ¿Solidario con quién o con qué? ¿Con los nuevos dirigentes? ¡Seguro! Ellos sí que están necesitados de adhesión, de obediencia, de ayuda… Y es por eso que de ellos escucharemos que “toda revolución necesita de la solidaridad ciudadana y por eso revolución es solidaridad”. Pero en realidad se trata de una hermosa palabra que los movimientos revolucionarios usan para reclamar adhesión y soporte material para su causa. Y si la adhesión es ciega mejor aún y si el soporte es una sustanciosa cantidad de dinero, mucho mejor aún. Y si no lo cree, consulte la vida de Goebbels y sus estrafalarias (y crueles) ideas.

La solidaridad no es la adhesión voluntaria o forzada a una revolución, sino que es una virtud social que no se origina en la compulsión ni en la seducción política, como hizo Hitler. Se origina en el convencimiento del cuerpo social, en toda su amplitud, del beneficio que a largo plazo se obtiene dando y recibiendo solidaridad. Las sociedades se enriquecen cuando la practican.

En las sociedades donde no se practica la solidaridad, nace el “solidario consigo mismo”, generalmente un ansioso de dinero que es común encontrar en los círculos políticos. Este “ansioso” carece de solidaridad, aunque sea, o haya sido, un fervoroso revolucionario. Lo importante para él es no permitir que los patrones morales que alguna vez, o quizá nunca, le inculcaron sus padres, le estorben la posibilidad de practicar esa vieja conocida de muchos gobiernos, que es la corrupción. Y el resultado es un hecho socio económico bien conocido: donde esto sucede el bienestar económico generalizado no existe. Las sociedades decaen sin remedio hacia la pobreza.

¡Los lemas en las paredes de la hermosa La Habana! Y el que comenté arriba no es el único en llamar la atención. Es curioso ver como todos ellos hacen referencia a una acción bélica supuestamente existente en este momento. Su lectura, aunque vacía de contenido la más de las veces, ayuda a entender como un viejo régimen, un verdadero ejemplo de política conservadora o mejor digamos “conservacionista” para no confundir las ideas, se mantiene cómodamente hace medio siglo, pensando en cómo superar la esclerosis de sus arterias políticas. ¡No es poca cosa! La Unión Soviética duró 70 años. ¿Cuánto durará éste? Y… yo diría que durará tanto como sea la vida de su nervio motor.

Veamos como los textos públicos anuncian también una “acción bélica”, a todas luces inexistente. Ahí va el primer lema como ejemplo de esta idea: ¡Nadie se rendirá! Ante la gloria inmortal de Maceo… ¡Lo juramos! … ¿Qué? ¿Hay una guerra? ¿Es Cuba la Troya después de Cristo? Miro a mi alrededor y el Caribe no me responde sino que me muestra su sonrisa azul clara y el sol me dice…no me preguntes, yo estoy muy lejos. Tampoco veo a un Príamo dentro de La Habana preocupado por su pueblo, ni a un Agamenón afuera de Cuba listo para matar a cuanto cubano se asome más allá de sus playas. Y mucho menos a Aquiles reclamando la sangre de un Héctor cubano. Nada de eso. Sólo el hermoso Caribe azul.

Y sigo sin entender la incitación a no rendirse, porque no veo el combate ni el enemigo a quien rendirse. Más aún, sé que a Cuba cualquiera entra y sale fácilmente, salvo sus ciudadanos, a los que se les pide mucho dinero y muchos motivos para permitirles salir de la isla. Aunque dinero hay poco y motivos muchos, estos últimos no parecen ser claramente entendidos por aquellos deciden quien merece salir. De nuevo la esclerosis. ¿No hay algo malo en esto? Bueno… si lo hay. Y lo malo está en dos lugares de esta pieza teatral: en una revolución avejentada notoriamente y en un vecino poderoso que peor no pudo haber manejado las cosas. Me equivoco; en Vietnam lo hicieron peor. Créame, y si no, vea las películas de Hollywood, esa artística mea culpa americana, contando como fue aquello.

Después de la sorpresa que me produjo saber que nadie debía rendirse, y todavía no sé a quién, aparece el juramento ante Maceo, aquél bravo dominicano que murió combatiendo por la libertad cubana y que seguramente se pregunta lo mismo que yo. Como viejo general debe todavía estar buscando las líneas de trincheras enemigas, las defensas, las armas, etc. Nada de eso. En su lugar hay turistas, “paladares” para disfrutar comida cubana, hoteles cinco estrellas, canadienses extrayendo minerales y petróleo y artesanos que no tienen igual en el mundo. ¡Vaya! ¿Y el combate? Y para confundirme más, veo que con frecuencia, las dificultades de la obra que hago en Cuba genera un comentario afín con la idea bélica: “… es que estamos en combate…”

Y siguen mis sorpresas. Organizamos cursos de entrenamiento en temas técnicos sofisticados y veo que los certificados que se extienden a los participantes dice que “José Carlos López Leiva ha vencido el curso de…”. ¿Cómo? ¿No era que los cursos se aprueban, o se pasan o para los menos esforzados se deben repetir? ¿Qué es eso de “vencer un curso”? Y para distraerme de este confuso estado miro las noticias. Una escuela de policía anuncia que celebró la terminación (¿o debo decir la “victoria”?) de los estudios de una nueva promoción y que… los combatientes se incorporarán a la vida… Necesito llegar al hotel y aclarar ideas porque no entiendo eso de que los jóvenes agentes de policía no sean para “proteger y servir” (suena conocido y vulgar pero igual sirve), sino para “combatir”… y de nuevo: ¿con quién? Me gustaría saber que piensa la sociedad cubana de todo esto. Lo sé, más de uno me lo ha dicho al oído.

La Habana, 26 de Mayo de 2007

 

ABC Color PARAGUAYDEMOCRACIA PUTA 

(ABC Color Paraguay Oct 2007)

07 DE OCTUBRE DE 2007

Link para COMPARTIR  http://wp.me/p2jyBb-u6 

En estos días actuales las democracias latinoamericanas pasan por una dura prueba, pues con los mismos mecanismos de competencia electoral libre y plural algunos líderes izquierdistas que ganan elecciones se hacen del poder legítimo y desde el día siguiente de su triunfo comienzan a ejecutar sus proyectos de acabar con el sistema político mediante los cuales accedieron su mando. La eliminación de las normas que limitan el período presidencial es su primera meta a conquistar.

Tienen la intención de eternizarse en el poder y, con ello, reventar la democracia entendida como la rotación permanente de proyectos políticos y de personas. Pretenden excluir para siempre a todo el que no esté adherido a su partido. Construyen dictaduras con fórmulas “democráticas” y, cuando se sienten fuertes y disponen de los medios, inician el segundo plan: la exportación de su “revolución”.

Internamente, su primera víctima son las Fuerzas Armadas, de la cual se excluye a todo militar que no merezca la completa confianza del nuevo único líder. Una purga general despoja a las Fuerzas Armadas de los jefes y oficiales institucionalistas, dejándola a cargo de “los leales”. Después arremete contra el Poder Judicial, realizando las mismas tareas depuratorias para luego, ya con los principales resortes controlados, iniciar el proceso de desmantelamiento de la prensa no alineada y la supresión progresiva de la libertad de expresión.

El resultado final de este procedimiento es la anulación completa, si no la supresión definitiva de toda idea, doctrina, orientación partidaria o movimiento contrario a la ideología oficial de la nueva dictadura. Sucumbe la libertad en todas sus formas tradicionales y lo que resta es un pueblo indefenso sometido a sus nuevas cadenas. Se confía en que el transcurso del tiempo borrará pronto el recuerdo de la democracia anterior y el beneficio del goce de sus libertades y, entonces, un pueblo atontado, obligado a trabajar para sobrevivir y para alimentar al Partido, a reprimir sus dudas, inquietudes y oposiciones, acabará convertido en un dócil rebaño de borregos, como bien recordamos los paraguayos que vivimos la era stronista.

Este es el proceso en marcha que vemos actualmente en el panorama político de Venezuela, Bolivia y Ecuador. En particular y más claramente en la primera, donde Hugo Chávez, con ya una década de gobierno, se apresta a dar el golpe final haciéndose coronar gobernante vitalicio imponiendo en el país una nefasta dictadura de corte marxista al estilo del que triunfara y se impusiera en Rusia en 1917, desconociendo el triste final que esos sangrientos regímenes tuvieron después de seis décadas de explotar y oprimir a sus pueblos, asesinar a sus adversarios y poner en grave riesgo la paz mundial.

Hugo Chávez, un dinosaurio que surgió de las cavernas más oscuras de la historia, está a punto de convertirse en amo y señor definitivo de la suerte de su pueblo y de los cuantiosos recursos económicos de su país, excluyéndose de toda competencia real y suprimiendo todo obstáculo que pueda interponerse entre él y su proyecto de vitaliciado. Tiene, además, el dinero necesario para comprar voluntades y pagar el precio de “lealtades”, dentro y fuera de su país.

Chávez es un dictador, pero UN DICTADOR MUY RICO; dispone hoy del poder absoluto de hacer con el dinero producido por el petróleo lo que se le antoje; ya no tiene encima ninguna contraloría, nadie a quien deba rendir cuentas. Con su gruesa petrobilletera recorre ahora América Latina y financia partidos, movimientos, organizaciones sociales y campañas electorales. Lo que no puede comprar, lo alquila o neutraliza. Al gobierno argentino le compra bonos del tesoro de Kirchner que nadie quiere y así puede exhibir sus sonrisas de complicidad, aplausos y abrazos, pasear libremente por ese país pronunciando encendidos discursos llamando a la “revolución popular” y haciendo otros teatros para exportar su dictadura.

Entre los cuales figura en lugar prioritario su desesperada intención de introducirse en el Mercosur para, una vez dentro de él, agilizar su intervencionismo en la política interna de los países miembros, con los cuales ya no tiene ninguna afinidad, porque mal que bien, en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay continúan rigiendo principios básicos del estado de derecho, del régimen democrático y de libertades públicas. Chávez va a pagar en efectivo por su ingreso y tiene billetes a patadas. Quiere comprarles a Brasil y Argentina lo más barato posible la legitimidad internacional que su pertenencia del Mercosur cree le va a proporcionar.

La pregunta que continuaremos formulando una y otra vez es ¿para qué sirve el Protocolo de Ushuaia que pretendió establecer un compromiso para todos sus estados miembros de conservar intactas las instituciones democráticas? En este documento Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay declaran que “La plena vigencia de las instituciones democráticas es esencial para el desarrollo de los procesos de integración entre los Estados Partes del presente Protocolo” (Art. 1) y se comprometen formalmente a que “toda ruptura del orden democrático en uno de los Estados Partes del presente Protocolo dará lugar a la aplicación de los procedimientos previstos en los artículos siguientes” (Art. 3).

¿Van a admitir a Venezuela, cuyo dictador por anticipado ya se excluyó de dichas cláusulas? ¿O lo van a admitir primero para luego aplicarle la “Cláusula Democrática”? El absurdo y el ridículo rodean a esta intención de prostituir al Mercosur, pero está en marcha y solamente los parlamentarios brasileños y paraguayos tienen en sus manos la posibilidad de impedir esta vergonzosa deserción de los principios fundamentales declarados en nuestras cartas fundamentales y tratados de integración.

A los gobernantes actuales de nuestros países, que tanto cacarean su apego a la democracia y a las libertades fundamentales, y que ciertamente gracias a ellas alcanzaron el poder, ahora les tiemblan las rodillas y se les afilan los dientes a la vista de la deslumbrante petrobilletera abierta de un rústico dictador inescrupuloso, dispuesto a todo, incluyendo el soborno de los “demócratas”.

Si nuestros presidentes del Mercosur, aun sabiendo cuál es su obligación histórica con la defensa de los principios y valores políticos que iluminan nuestros pueblos, son capaces de venderse o de liarse en una relación adúltera con un dictador megalómano surgido de las catacumbas de un pasado siniestro, tendremos que convenir que nuestras democracias se venden como auténticas putas. No cabe ya una calificación más dura para describirlas.

Clik con el cursor al titulo amarillo, para ver la version PDF completa

LINK para compartir > http://wp.me/p2jyBb-DO

Carta A Mi Hija…

(A)

Ni intentes leer esto en tu celular. Debes darle TIEMPO para PENSAR hasta que cada palabra llegue a tu CONCIENCIA.

Ni intentes leer esto en tu celular. Debes darle TIEMPO para PENSAR hasta que cada palabra llegue a tu CONCIENCIA.

Carta A Mi Hija y MADRE

Querida hija, se que eres aun muy joven para entender la grandeza que implica la existencia.

Y para haber entendido la oportunidad de mirar la belleza de este universo en movimiento.

Sin embargo. en estas líneas intentaré explicarte el motivo principal de tu paso por este mundo, te hablaré de lo bueno por que lo malo lo descubrirás con el paso de los años.

No es importante ni debe entristecerte porque lo malo es solo parte del camino a lo bueno, aprende de los tropiezos y procura siempre vivir a la altura de tu dignidad.

Hija, en este mundo se está hablado demasiado de nuestras diferencias así que voy a hablarte de lo que tenemos en común empezando por la vida que te fue dada a través de tu madre y de mi, lo que significa que no nos perteneces pues desde que naciste eres tu misma con tu propia conciencia para elegir entre el bien o el mal.

Los padres educamos a nuestros hijos con el ejemplo. Soy tu padre eso es verdad, llevas mi sangre y mi cultura, de eso estoy orgulloso, pero nunca olvides que además soy tu amigo, pediatra y puericultor, porque desde ante de que nacieras ya jugábamos y reíamos entre lo brazos de Dios.

Tenemos en común que somos hijos de Dios, el nos dio este mundo, la vida y la conciencia para ser felices; esfuérzate en serlo, vive cada instante, se tolerante con quienes no te quieran bien, tenles compasion, y hasta solidaridad, así nadie podrá dañarte; recuerda eres parte de este mundo y si faltases el universo estaría incompleto.

Querida Hija no existe mejor regalo para los padre que ver a sus hijos felices por habernos superado; ¡supéranos … por favor!. Disfruta tu juventud y no corras para llegar a ser adulta por que los mayores tesoros del ser humano son la niñez, la juventud, y el deseo y desafío a querer llegar a ser mejor …

Procura dialogar con Dios. el siempre te escucha e inspira; con poquito que te empeñes, lo entenderás…

No ames al dinero; no es tan importante; es solo un instrumento para adquirir cosas sin alma. Aprende a darle alma y utilizarlo sin esclavizarte a el, y esfuérzate por no perder nada de lo que verdaderamente amas.

Se un poco pájaro, un poco flor, un poco amor, un poco dolor, un día poeta y al otro una golondrina, se todo lo que ames pero nunca dejes de ser mujer, uno de los mas grandes milagros de la creación. Para terminar quiero que sepas que no importa que camino tomes, no importa cuantas veces te equivoques, yo siempre estaré a tu lado amándote mi pequeña … …

Mi querida, el día que me veas vieja, te pido por favor que tengas paciencia, pero sobre todo trata de entenderme. Si cuando hablamos, repito lo mismo mil veces, no me interrumpas para decirme “eso ya me lo contaste” solamente escúchame por favor. Y recuerda los tiempos en que eras niña y yo te leía la misma historia, noche tras noche hasta que te quedabas dormida.

Cuando no me quiera bañar, no me regañes y por favor no trates de avergonzarme, solamente recuerda las veces que yo tuve que perseguirte con miles de excusas para que te bañaras cuando eras niña.

Cuando veas mi ignorancia ante la nueva tecnología, dame el tiempo necesario para aprender, y por favor no hagas esos ojos ni esas caras de desesperada. Recuerda mi querida, que yo te enseñé a hacer muchas cosas como comer apropiadamente, vestirte y peinarte por ti misma y como confrontar y lidiar con la vida.

El día que notes que me estoy volviendo vieja, por favor, ten paciencia conmigo y sobre todo trata de entenderme.   Si ocasionalmente pierdo la memoria o el hilo de la conversación, dame el tiempo necesario para recordar y si no puedo, no te pongas nerviosa, impaciente o arrogante. Solamente ten presente en tu corazón que lo más importante para mí es estar contigo y que me escuches.     Y cuando mis cansadas y viejas piernas, no me dejen caminar como antes, dame tu mano, de la misma manera que yo te las ofrecí cuando diste tus primeros pasos.

Cuando estos días vengan, no te sientas triste o impotente de verme así, sólo te pido que estés conmigo, que trates de entenderme y ayudarme mientras llego con amor al final de mi vida. Y con gran cariño por el regalo de tiempo y vida que tuvimos la dicha de compartir juntos; eso agradeceré.

Respétanos, pero nada nos debes, menos aun la vida, no sabemos como hacerla!. de ella solo somos instrumento pasajero que pasaras a tus hijos, así como nosotros la recibimos de nuestros padres.

A nosotros dos, solo nos debes tolerancia, amor y respeto, nada mas; y nunca olvides que para ustedes somos solo uno, y uno para el otro en cuerpo y alma … así de simple….

Te quieren como siempre; Papa y Mama

________________________

. . Madre . .

 

Hijos:

Cuando conocí a tu madre era una bella jovencita alegre, inteligente, socialmente adaptada, muy responsable pese a ser única hija.    Nos enamoramos seriamente al terminar ella su secundario, y yo ya en la Facultad de Medicina.

Un día la llevé a tomar el te a la Confitería Richmond, (la mejor confitería de la calle Florida); allí le dije que la quería mucho pero que yo no era capaz de atender seriamente dos compromisos importantes a la vez [1]; tales como estudiar medicina y atenderla como yo quería; por eso la dejaba en libertad para que siga con su vida.             Tomé esa decisión a solas con mi conciencia, no le di esperanzas, ni lugar a negociación.

Lloró amargamente sin hacer escándalos ni exteriorizar exabruptos, y sin darle lugar para nada mas, nos separamos dejando cerrada definitivamente esa etapa de nuestras vidas.

Pasó casi un año; cuando superé el cuello de botella de mi carrera la fui a buscar; estaba estudiando el tercer año de abogacía y era la alumna preferida de su profesor de Derecho Político, entonces un desconocido abogado: Carlos Santiago Fayt, que llegó a ser, (a los 97 años de edad), el Ultimo Bastión En La Corte Suprema de Justicia, Contra La Suma Del Poder Publico (Articulo 29 de nuestra Constitución Nacional 1853).

Tu madre me seguía queriendo como siempre y sin reproches ni dudas renunció a su carrera y se me unió para crear nuestra familia como manda nuestro fenotipo(1) y genotipo([2].

El humano es un animal social; cuya unidad es la familia; compuesta por familiares de primer grado (padres, hijos y sus conyugues) el resto: tíos, primos, sobrinos, nietos son “parientes” y con las familias vecinas somos “Patria” …([3])

¡Así de Simple!

Cuando entre hermanos se pelean, nos devoran los de afuera …

 

 

[A]   Publiqué esta carta para nuestra hija hace años. La publique como “privada” en este blog. Mas tarde publique “Madre” (como de dominio publico) Hoy desbloqueo la carta original y le agrego al final “Madre”. Nótese que pese a que el titulo es Carta a “MI” Hija, y no “Nuestra” hija, se trata en realidad de dos cartas separadas del padre y de la madre, (El estilo de la letra es distinta; al final los dos firmamos. La diferente tipografia no se aprecia en esta version, pero si en la version PDF que puede ver (imprimir, copiar o compartir) siguiento el link amarillo del TITULO

[1] Fenotipo: En la formación de nuestra personalidad individual, el fenotipo incluye todo lo cultural; información reciente (solo unos 50 o 200 años), es variable, ágil, adaptativa a lugar y tiempo; el fenotipo es importante para la supervivencia (de las especies, como lo describió Charles Darwin, desde nuestra Patagonia)     [Fenotipo = “Libre Albedrio”]

[2]   Genotipo:   En la formación de nuestra personalidad individual, el genotipo incluye la información genética (contenida en los cromosomas) de nuestra especie humana, tiene unos 3 a 5 millones de años de antigüedad, no es fija, pero cambia lentamente, y en forma constante se balancea con el fenotipo (se opone, frena, estimula, toma el comando o lo abandona…) [Genotipo = “Como Dios Manda”]

[3]  Familia: esta formada por familiares de primer grado (incluido sus conyugues); de segundo grado en adelante somos parientes. La ”Patria” se integra con las familias vecinas. En todos y en todo momento influye el balance fenotipo/genotipo; o si quieres verlo desde el punto de vista genérico religioso: El genotipo es “Como Dios Manda” y el fenotipo: “El Libre Albedrio” o nuestra Libertad.

____________________

MALVINAS: DOS HIENAS AL ATAQUE
LA DESPRECIABLE ACTITUD DE QUIENES INTENTAN CONVENCERNOS, DE QUE EJERCER NUESTRA SOBERANIA Y ENORGULLECERNOS DE NUESTROS GUERREROS, ESTA MAL

Enlace Corto >  http://wp.me/p2jyBb-tV 

Enlaces a notas relacionadas: http://wp.me/p2jyBb-vb  /  http://wp.me/p2jyBb-lj 

 

En el programa “Mañana vemos” que se emite por el Canal 7, entrevistaron a un héroe de la Guerra de Malvinas, llamado Horacio Mir González, que hace 25 años era piloto y Capitán en la Fuerza Aérea.
Las que lo entrevistaron eran Fanny Mandelbaum y su co – conductora. El entrevistado estuvo sobrio y contundente con todas sus respuestas y las dejó fuera de juego diria un futbolero, a las dos periodistas a las que parece afecta una alergia anti-argentina.
No alcancé a escuchar el avión que piloteaba porque enganché el reportaje empezado, pero creo que vi lo mejor. El Capitán fue uno de nuestros Ases del aire, el que hundió la ultramoderna fragata misilística inglesa Ardent.
A lo que voy, es que ambas mujeres parecían verdaderamente 2 hienas atacándolo, en particular la Mandelbaum, que a lo largo de la entrevista le preguntó 4 veces si no tenía remordimiento por esos pobres hombres que estaban a bordo de la fragata inglesa.
Estas dos alérgicas conductoras, hacían hincapié en un solo barco, cuando en el subtitulado del propio Canal 7, además de poner el nombre del piloto decía que Argentina durante la Guerra de Malvinas le hundió 11 barcos a los ingleses (no 8 como dice la “historia oficial”). Mientras él hablaba, pasaban el video mudo de un documental inglés donde se ve el ataque de los aviones argentinos y hundimiento de la fragata Ardent paso a paso. Aparecía también el Capitán de la Fragata, de apellido West.
El piloto Horacio Mir González contó que “en esa época los pilotos de la Fuerza Aérea estaban muy bien entrenados, como lo hacen habitualmente hoy los pilotos de los países más avanzados del mundo”.
Le pidieron que contara su historia y dijo que él estaba en Tandil y lo trasladaron a Río Gallegos el 2 de abril.
Ante la primera interrupción de la Mandelbaum, con su pregunta sobre los pobres marineritos de la Ardent, le respondió que “a él, el país le dio un trabajo, defenderlo. Él era un profesional, la nación invirtió mucho dinero para que él defendiera el país ante una agresión externa. La Fuerza Aérea al contrario de las otras Fuerzas nunca había entrado en combate y contrariamente a lo que la mayoría piensa, el militar no está todos los días pensando en hacer una guerra, el militar debe estar preparado para ello si lamentablemente sucede. Él cumplió su misión para la cual el país lo había preparado confiando en él..
Siguió contando su historia, que el 1º de mayo fue el bautismo de fuego de la Fuerza Aérea cuando la flota inglesa avanzó atacando Puerto Argentino y Argentina entonces lanzó al ataque todos los aviones que tenía en stock, algo que sorprendió a los ingleses y retrocedieron.
Le preguntó la compañera de Mandelbaun riéndose, si tuvo miedo, y él le dijo que sí, y que cuando se tiene miedo, uno tiene más cuidado y atención en todo lo que hace.
A esto volvió la Mandelbaum con la redundante pregunta y le respondió Mir González: “El ataque al barco enemigo es el último eslabón de una serie de pasos, primero enterarse de la misión 90 minutos antes, luego despegar, volar a 900 kilómetros por hora a ras del agua para que no ser detectado por el radar enemigo, luego atacar encerrado en una frágil cápsula, acercarse al objetivo lanzando todas las bombas en el blanco y tratar de regresar sano y salvo eludiendo los cañones y aviones enemigos. Yo durante el ataque a la Ardent sólo me preocupaba de que todos mis hombres regresen con vida”.
Siguió contando que esos momentos no se olvidan jamás y que al contrario de lo que muchos detractores dicen, “la Argentina nunca tuvo pilotos kamikazes sino que eran excelentes profesionales admirados por todas las fuerzas aéreas del mundo, incluso la inglesa”.
Como si no hubiese escuchado nada, volvió Mandelbaun a insistir con su pregunta y le respondió: “A mí lo que me duele son los 55 hombres que perdió la Fuerza Aérea, y los otros que perdió mi país; de los ingleses, que se preocupe su gente. Me hubiera gustado que nadie perdiera la vida, pero hubieran muertos muchos más, si la Fuerza Aérea no se hubiera desempeñado con tanta eficacia”.
A lo que la Mandelbaum en ese preciso momento hizo una acotación de mal gusto, dijo textualmente, sonriendo: “Bueno, los que murieron por la Argentina juraron con gloria morir” un poco con sorna y un poco con odio, ante las respuestas del Piloto que impedían su velado objetivo descalificador y ruin.
La compañera de Mandelbaun preguntó entonces, qué pensaba de los pobres civiles que fueron llevados a combatir en Malvinas.
Él bravo piloto con la simpleza de su actitud dijo entonces, que “no había civiles en las islas, eran conscriptos, soldados y que del lado de la Fuerza Aérea todos estaban orgullosos de defender la patria, que le pregunte a cualquiera que pasó por la Fuerza Aérea en 1982. Que él no habla por las otras Fuerzas. En todo caso, ya que en estos 25 años se ha hablado largo y tendido sobre lo que sucedió en Malvinas, que consulten a otros interlocutores para que analicen la guerra desde el punto de vista político, que él lo hace desde su desempeño como piloto de un país agredido”.

Siguió contando su experiencia y vuelve la Mandelbaun a la carga con su preguntita llena de odio y el piloto la remató:

“Señora, los que estaban a bordo de la fragata inglesa sabían que podían perder la vida, al igual que nosotros, lo que no sabían era que Argentina tenía tan buenos pilotos. Yo estuve en Congresos Internacionales y me encontré con muchos de los sobrevivientes de la Ardent y me hablaron con admiración del valor de los argentinos, no con odio. En el último congreso que participé, en el año 2000, pidieron un piloto que haya combatido en Malvinas y tuve la suerte que me enviaron a mí, que en ese entonces ya era Brigadier. Allí conocí al Capitán de la Ardent, que había llegado a ser Comandante de la Marina Real. Lo conocí a Sandy Woodward el Comandante de la Task Force y todos, todos, reconocieron fuera de micrófono que las Malvinas son argentinas, que nos pertenecen por historia, por derecho y por el valor con que la defendimos, algo que no vieron en ninguna de las guerras en que ellos participaron, y mire que estuvieron en muchas. Yo tengo la satisfacción del deber cumplido”.

Entonces la Mandelbaun dijo que les estaban haciendo señas para que corten y lo despidieron fríamente, frustradas por no haber podido avergonzar a este soldado Argentino, lo que estas señoras no entienden, es que aquellos soldados de nuestras FF.AA que se batieron en combate, son Hombre comunes de Carne y hueso mortales como todos, pero…..! Llevan en sus corazones estampado a fuego la condecoración más preciada por todo combatiente, aquella que Dios reserva a los guerreros que son capaces de combatir por Dios y por La Patria, el saberse portadores del Honor de su Nación.

SOLDADO ARGENTINO: NO PIDAS PERDÓN POR HABER DEFENDIDO LA PATRIA, SIENTE HINCHAR TU PECHO DE ORGULLO Y CAMINA CON TU FRENTE ALTA, LA PATRIA Y LA HISTORIA TE HARAN JUSTICIA.

Juan Carlos González Costa

_________________________

Hola Sue:
El reportaje de arriba es coincidente con lo que yo muchas veces conte y que personalmente conocí, (Ingleses y combatientes de la Guerra Austral…).
La información de la “Historia Oficial” deja bastante que desear… Como decía el Canciller Bismark:

“NUNCA SE MIENTE TANTO COMO ANTES DE LAS ELECCIONES, DESPUÉS DE UNA CACERÍA O DURANTE UNA GUERRA.”

Los barcos hundidos fueron 11 no 8. La guerra comenzó el 2 de Mayo no el 2 de Abril… El dos de Abril fue una ocupación pactada, sin una sola baja de isleños… La única baja fue de un comando argentino que tenia orden de cuidar a los isleños, y prefirió morir a fracasar en esa ocupación incruenta de territorio propio.
El dos de MAYO, fue un crimen de guerra político de La primer ministro M Thatcher que debió repetir tres veces (3 veces) la orden al capitán del submarino atómico para que ataque al crucero General Belgrano… fuera del área de exclusión, en retirada y rumbo al continente. Ningún capitán en guerra debe pedir permiso al poder político, para atacar al enemigo durante una guerra; ese capitán (incrédulo) se hizo repetir la orden desde Londres TRES VECES.
Antes del cepo de silencio Ingles Los militares ingleses (Incluido Sandy Woodward comandante de la Task Force) hicieron muchas declaraciones que aun están en Internet… y se pueden encontrar con Google). Entre ellas una declaración que estuvo a 15 minutos de notificar a MT que Inglaterra había perdido la guerra.
La oposición inglesa indignados porque al sepelio de la primer ministro llevaron unos 1000 soldados… rompieron el silencio diciendo que MT fue la peor PM de toda la historia Inglesa… que (ella) provoco esa guerra para salvarse políticamente pues estaba completamente desprestigiada ni aun sus propios partidarios la apoyaban.

Gastin El Fitro de Chicago

UBICADA EN EL PUESTO 107,

ARGENTINA SIGUE CAYENDO

POR TERCER AñO CONSECUTIVO

EN SU INDICE DE CORRUPCION

http://www.pregonagropecuario.com/cat.php?txt=5919&utm_source=dlvr.it&utm_medium=facebook

 

vuelve a descender, en este caso un lugar sobre la calificación de 2013.
Aldo Bonaveri (Ruralistas)

Aldo Bonaveri (Ruralistas)

 

 

Foto: Aldo Bonaveri (Rralistas)

Esta semana se conoció la 20° edición de la organización Transparency International del Índice de Percepción de Corrupción a nivel global. Los guarismos, al igual que años anteriores, evidencian que en una importante cantidad de países, es muchísimo lo que debe hacerse en cuanto a transparencia y lucha contra la corrupción. Lamentablemente Argentina sigue retrocediendo tanto en el concierto mundial como en el regional.

Cabe recordar que el Índice de Percepción de la Corrupción se confecciona anualmente. La elaboración contempla un ranking según el puntaje obtenido entre 0 y 100 puntos entre 175 países. Dicho listado surge de tabular encuestas realizadas entre empresarios, dirigentes, analistas y diversas entidades sociales y, opiniones de expertos de diferentes naciones en materia de corrupción en el sector público.

El promedio general es pobre, exactamente el 43,44% de los puntos posibles; en tanto es dable indicar que el 68,75% de los países evaluados no alcanzó a reunir el 50%. En ese juego de porcentajes la performance de nuestro país sólo alcanza a reunir el 34% del total o apenas el 36,96% de los reunidos por el mejor puntaje.

Dinamarca lidera las posiciones de 2014, con 92 puntos, escoltado muy de cerca por Nueva Zelanda 91 puntos, luego se ubican Finlandia 89 puntos, con 87 Suecia, 86 Noruega y Suiza, Singapur 84, Holanda 83, Luxemburgo 82 y Canadá 81. Lo que habla por las claras la tendencia moral elevada de los países escandinavos, como así también los dos principales de Oceanía.

Digno resulta destacar que Dinamarca demuestra una profunda consolidación del estado de derecho, apoyo a la sociedad civil y reglas claras que regulan la actuación de quienes ocupan funciones públicas, adoptando a su vez una compostura ejemplar en noviembre, al anunciar que prevé crear un registro público con información sobre beneficiarios finales de todas las sociedades constituidas en ese país.

En las antípodas, el peldaño de los más corruptos lo comparten Corea del Norte y Somalia con la magra cosecha de 8 puntos, 11 tantos para Sudan, 12 para Afganistan y 15 para Sudan del Sur.

Los países que emporaron más su compartimiento respecto al Rankin de 2013 están: Turquía (-5), Angola, China, Malawi y Ruanda (todos ellos -4). A la vez que más puntos subieron fueron: Costa de Marfil, Egipto, San Vicente y las Granadinas (+5), Afganistán, Jordania, Mali y Suazilandia (+4).

La populosa China bajó de 40 puntos en 2013 a 36 en 2014, no obstante que el gobierno de ese país puso en marcha una campaña para erradicar la corrupción entre funcionarios públicos. Al respecto, corresponde señalar que el gobierno de Pekin ha reconocido que es menester investigar a funcionarios que ocultan en el extranjero activos obtenidos de manera ilegítima. En enero de este año, diversos documentos confidenciales que salieron a la luz pública revelaron la existencia de 22.000 clientes de paraísos fiscales provenientes de China y Hong Kong, incluidos numerosos líderes del gigante asiático.

Tampoco exhiben buen desempeño y comportamiento en el tema que nos ocupa los demás países BRIC. Durante 2014 se ha divulgado que una de las principales compañías petroleras habría utilizado sociedades secretas para sobornar a políticos en Brasil (que obtuvo una puntuación de 43), que ejecutivos de India (38) utilizan cuentas bancarias en Mauricio (54) y que políticos y empresarios rusos (27) hacen lo propio en Chipre (63).

DESEMPEÑO DE ARGENTINA

Ubicada en el puesto 107 con 34 puntos, Argentina por tercer año consecutivo vuelve a descender, en este caso un lugar sobre la calificación de 2013. (En 2012 la posición era 102°) Puntaje que no hace más que corroborar que nos encontramos en el bochornoso conjunto de países con alta corrupción. Lo que se trasluce en la falta de confianza que generamos al mundo, las escasas inversiones que llegan, los negociados que toman estado público, el enriquecimiento ilícito de funcionarios y la proliferación de testaferros.

En la tabla regional Argentina ocupa el vigésimo segundo puesto (22°), superada por Uruguay, Chile, Brasil, Perú, Colombia, Bolivia y México. Quedando sólo arriba de Ecuador (133°), Paraguay (150°) y Venezuela (161°) y tan sólo 19 puntos.

RANKING TRANSPARENCIA 2014

INDICE INTERNACIONAL DE CORRUPCION (PRIMEROS PUESTOS)

INDICE INTERNACIONAL DE CORRUPCION
(PRIMEROS PUESTOS)

INDICE INTERNACIONAL DE CORRUPCION - ARGENTINA SIGUE EMPEORANDO (por tercer ano consecutivo).

INDICE INTERNACIONAL DE CORRUPCION – ARGENTINA SIGUE EMPEORANDO (por tercer ano consecutivo).

 

 

file://localhost/Users/gastonsaintmartin/Desktop/INDICE%20CORRUPCION%202014.png

Read more at http://www.pregonagropecuario.com/cat.php?txt=5919#13kVLSL23A0lrrQH.99

 

¿Qué pretendemos?

¿IMPUNIDAD? o  ¿ Q. D. L. G. ?

(Que Devuelvan La Guita)

 Eduardo Juan Salleras

Eduardo Juan Salleras

 

Por Eduardo Juan Salleras, 2 de diciembre de 2014

Los argentinos somos muy propensos a mirarnos el ombligo.

Nos consideramos únicos, lo de los demás, es relativo.

En ese egocentrismo que nos lleva, no sólo a amarnos profundamente, sino a reclamar nuestras todas las atribuciones, es que confundimos derechos con impunidades.

El sindicalista reclama para sus representados, arbitrariedades, excesos a las reglas, no normas equitativas, no alcanzan.

También lo hacen los empresarios que pujan por doblar la imparcialidad con privilegios.

Es que en el fondo nos gusta más la impunidad que los derechos.

Así también se comporta el poder, ya sea en manos de dirigentes políticos u otros actores de la realidad, como una condición fundamental: todas las pautas deben ser a favor mío sino no puedo.

Es raro ver como los distintos sectores de la sociedad necesitan vivir al amparo de la indemnidad.

Eso nos ha transformado en un país cuya excepción a la regla es la honestidad, la honorabilidad, el esfuerzo, el bien común…

Veía ayer en la tv una entrevista a Jorge Giacobbe (analista de opinión pública y consultor político) en el programa “La Mirada” de Roberto García, en la que luego de haber sentado por tierra cualquier triunfo electoral por parte del oficialismo, dijo algo muy duro, que yo comparto: “los argentinos no votaríamos nunca un gobierno honesto”.

Eso es sólo una opinión, el gran tema es la pregunta: ¿por qué?

Esbozaron ambos como conclusión la complejidad de la Argentina actual, en la que, entonces, no sería apto para gobernar un decente.

¿Y un virtuoso?

Discrepo con la moción y tal vez sí me asocie al silencio de Giacobbe, porque creo que en algo nos fascina la corrupción.

Aquel que busca inmunidad, protección o ventaja, en cierta forma, le gusta coquetear con aquella seducción: el encanto de recibir lo indebido.

¿Somos acaso un país de sinvergüenzas?

Si ya sé… “yo no me considero”… “no todos son así”… e incluso: “la mayoría no lo es”…

Siendo así, ¿Cómo puede permitir tanta honestidad toda esta deshonestidad?

El gran karma del oficialismo y en particular, de la presidente, es casualmente garantizarse impunidad para el futuro.

Todas estas alocadas sesiones de urgencia en el congreso, en las que se votó, sin debate, leyes de manera exprés, no buscan otra cosa que prostituir el ambiente institucional del país, creando una enmarañada selva de leyes inconstitucionales donde esconder la inmoralidad de funcionarios que, robándole el dinero a la sociedad, postergaron a los pobres, asfixiaron a la clase media y condenaron a la extinción al pequeño y mediano empresario.

Esa es la desesperación oficial.

Difícilmente ganen las elecciones y mucho menos si es imposible evitar una segunda vuelta. Hoy, además, cualquier candidato del gobierno, competiría por el tercer puesto.

El tema se resume en: querer robar sin ser considerado un ladrón… eso no porque ofende.

Lo raro en nosotros – a pesar de estas obviedades – es que no estamos seguros de poder librarnos de lo que fue el peor gobierno de la historia, hablando siempre desde los parámetros republicanos y dejando de lado la economía, cuya bonanza internacional empujó a la Argentina a momentos memorables, de los que la sociedad disfrutó poco y nada, viendo cómo se esfumaba tanta riqueza a la par de sufrir la descapitalización del Estado en energía, en salud, en educación, en seguridad ciudadana, en inflación, en estructura vial, hidráulica, etc.

Fue la década más corrupta de la Argentina, condenando al ridículo a otros momentos oscuros.

Pero, ¿los argentinos admiramos la honradez? ¿Nos gustaría ser gobernados por un presidente decente?

¿Seríamos capaces de guiarlo en la nobleza, en la virtud y en la honestidad, reclamándole cualquier pequeño desvío o distracción involuntaria, más allá de lo bien que nos pueda ir en lo económico y en lo personal?

Yo creo que a los argentinos nos fascina la impunidad, y los derechos son pura formalidad… Las obligaciones, una incomodidad que incluso atenta contra nuestras libertades, son del otro para conmigo, no mías para con el otro.

ANIMO COMPADRE!.. CAMBIEMOS DE FLETE Ya no sirve QSVT... ahora nos unimos con Q.D.L.G. (Que Devuelvan La Guita)

ANIMO COMPADRE!.. CAMBIEMOS DE FLETE Ya no sirve QSVT… ahora nos unimos con Q.D.L.G. (Que Devuelvan La Guita)

Todo nace en la concepción que el Estado nos roba, antes menos, ahora mucho más, por tanto existe un divorcio entre el ciudadano y la Nación, la provincia o el municipio.

Eso no es de ahora aunque hoy está elevado a la máxima potencia permitida o tal vez tolerada, y quizás no se dé por una cuestión de asco por lo corrupto, sino que el Estado o el gobierno nacional se desentendió por entero de las cuestiones mínimas de la ciudadanía, incluso no haciéndose cargo de nada, ni las nombra.

Nosotros estamos confundidos…

… Zaffaroni no busca derechos para los delincuentes sino la impunidad para ellos. Estos gozan de esa gracia, la que les permite imponerse ante cualquier ciudadano, no solamente con la violencia sino también con la justicia.

Los argentinos vamos continuamente por más, no son suficientes los derechos, debemos antes sacarnos de encima las obligaciones y por sobre todo, luchar para conseguir al menos algo de impunidad.

Impunidad o derechos…

Y no me diga… porque la excepción no hace la regla

De: viendo mas alla [mailto: 291204@fibertel.com.ar ]
Enviado el: miércoles, 03 de diciembre de 2014 08:28 a.m.
Asunto: La honestidad no se aprende al recibir una responsabilidad o cargo

Rearme moral para erradicar la corrupción

Causas y soluciones

“La honestidad no se aprende al recibir una responsabilidad o cargo, sino que, por así decir, hay que ‘traerlas ya de casa’

Los ciudadanos se sienten asfixiados y hastiados

por el clima de corrupción que se respira hoy en Argentina.

¿Cómo es posible que nuestra sociedad se haya ido corrompiendo sin habernos dado cuenta?

¿Por qué la corrupción ha alcanzado esas proporciones?

¿Qué medidas se pueden tomar para atajarla?

Armemos un debate a cuatro vientos sobre esta relevante problema que preocupa a todos.

Con un enfoque original presentemos un debate de ideas analizando causas y proponiendo soluciones.

 

Domingo 16 de noviembre de 2014 | Publicado en edición impresa

Antonio Di Pietro: “La Argentina necesita una reacción ciudadana para combatir la corrupción”

Link Corto > > > >   http://wp.me/p2jyBb-tx 

Hugo Alconada Mon - Diario La Nacion

Hugo Alconada Mon – Diario La Nacion

 

Por Hugo Alconada Mon |  Para LA NACIÓN

 

 

 

 

MANI PULITI - ANTONIO DI PIETRO

MANI PULITI – ANTONIO DI PIETRFoto: LA NACIÓN

 

 

Hubo un tiempo en que Antonio Di Pietro anduvo por el mundo con otro nombre. “Marco Canale” decía su otro pasaporte, con el que se escondió durante meses en Costa Rica, lejos de las amenazas de muerte de aquellos que asesinaron a dos amigos: los magistrados Giovanni Falcone y Paolo Borsellino. Los tres, junto a un puñado de jueces y fiscales más, habían dado forma al Mani Pulite, la investigación que marcó a Italia para siempre.

“Fue un alineamiento astral”, sintetiza Di Pietro. “En aquel contexto histórico, se dio una situación única, sin egoísmos ni celos, donde cada uno tenía su propio espacio”, resume, café de por medio con LA NACION. Unidos decidieron avanzar, en 1992, sobre la corrupta clase dirigente de políticos y empresarios que protagonizaron lo que en Italia se llamó “tangentópoli” o “la ciudad de los sobornos”. En cuestión de sólo unos meses comenzaron las amenazas y los asesinatos, pero también el derrumbe estrepitoso de toda la partidocracia peninsular.

De paso por Buenos Aires, Di Pietro observa similares rasgos de “cleptocracia” en la dirigencia local. Por eso, plantea que la sociedad argentina debe presionar a los precandidatos presidenciales para que combatan la corrupción. Y a los fiscales y jueces criollos, para que pongan “lo que hay que poner”.

“La lucha contra la corrupción impone múltiples factores. Lo primero es fijar penas adecuadas para los delitos de corrupción, balances falsos, lavado de activos, enriquecimiento ilícito y otros”, enumera. “La pena prevista en el artículo 256 de su Código Penal es ridícula”, ejemplifica con el “cohecho”, que va de 1 a 6 años. “Con eso sólo se genera la certeza de la impunidad.”

-Entonces, ¿hay que meter mano, otra vez, en el Código Penal?

-Es más que eso. Se trata de crear una línea clara sobre sus prioridades como sociedad.

-¿Cómo se logra?

-Por ejemplo, dando la oportunidad a los sospechados, antes de que la fiscalía los acuse de manera formal, de presentarse y, a cambio de no ser condenados, contar lo que saben sobre el resto, en una suerte de remedo de la ley del arrepentido.

-¿No es algo polémico?

-Se lo respondo así: la corrupción es un delito serial, donde si hubo un pago indebido, probablemente hubo más pagos por ese mismo u otro negocio, por los mismos actores.

-Pero según queda claro en su propia trayectoria, la lucha contra la corrupción excede por mucho las reformas de leyes.

-¡Claro! Todas ésas son cuestiones técnicas. Pero la clave es la sociedad. Es lograr que se involucre la opinión pública y que todos comprendan que la corrupción beneficia a unos pocos y perjudica a la mayoría.

-¿Cómo?

-Son clave los medios de comunicación. Si, como en Italia, tenés la televisión pública partidizada y los canales privados controlados por unos pocos empresarios metidos en los negocios sucios, entonces nadie habla de lo que hay que hablar y sólo ofrecen entretenimiento. O peor, como nos pasó a nosotros, le lavan la cabeza a la gente, diciendo que los problemas económicos son causados por un grupo de magistrados que obstruye la actividad política y está en contra de quienes quieren sacar adelante el país. Peor aún, se dedicaron a perseguir a quienes investigábamos. ¡Yo debí afrontar 420 denuncias penales en mi contra! ¡420 y las gané todas!

-Aquí también se reforman leyes para promover la impunidad, mientras la sociedad parece anestesiada y los precandidatos no muestran interés real por combatir la corrupción. ¿Qué cabe esperar, entonces?

-Están jodidos [risas; luego se pone serio]. Necesitan una reacción ciudadana. Y para eso es necesario que ustedes [y pone su dedo índice a 15 centímetros del rostro de este cronista], que los medios y los editores independientes despierten a la sociedad. Y hay que agarrar a los tres o cuatro candidatos y forzarlos a comprometerse para evitar que el sistema termine condicionándolos.

-Pero ustedes afrontaron un contexto peor que el actual y?

-[Interrumpe] Fue clave la independencia de la magistratura. En Italia, los jueces y fiscales éramos independientes del poder político. Sólo podían pararnos de una sola manera: matándonos.

-Usted, Falcone, Borsellino, ¿habían formado una alianza para avanzar, ayudarse y cubrirse las espaldas?

-En aquel contexto histórico, se dio una situación única, sin egoísmos, ni celos, donde cada uno tenía su propio espacio. Hoy, en cambio, se están denunciando entre los magistrados. Y como resultado, las investigaciones no avanzan y la sociedad se desentiende. Aquello fue un alineamiento astral.

-¿A qué se debió?

-En Milán, por ejemplo, éramos cuatro. Yo me abocaba a las investigaciones, otro era un experto procesalista, un tercero lo era en operaciones bancarias, y encima nuestro jefe, Francesco Saverio Borrelli, siempre nos apoyó y cuando alguien nos atacaba, salía a decir: “La orden la di yo”. Incluso un día fue a hablar con el presidente para reafirmar nuestra independencia.

-Eso es clave.

-Sí. Es vital que los fiscales sean estables e independientes del poder político, para lo cual es esencial que también el procurador general no tenga dependencia alguna del Poder Ejecutivo. Quien tiene que ser controlado no puede elegir al que lo va a controlar. Si no, se pone en riesgo el sistema democrático..