Skip navigation

 

Domingo 16 de noviembre de 2014 | Publicado en edición impresa

Antonio Di Pietro: “La Argentina necesita una reacción ciudadana para combatir la corrupción”

Link Corto > > > >   http://wp.me/p2jyBb-tx 

Hugo Alconada Mon - Diario La Nacion

Hugo Alconada Mon – Diario La Nacion

 

Por Hugo Alconada Mon |  Para LA NACIÓN

 

 

 

 

MANI PULITI - ANTONIO DI PIETRO

MANI PULITI – ANTONIO DI PIETRFoto: LA NACIÓN

 

 

Hubo un tiempo en que Antonio Di Pietro anduvo por el mundo con otro nombre. “Marco Canale” decía su otro pasaporte, con el que se escondió durante meses en Costa Rica, lejos de las amenazas de muerte de aquellos que asesinaron a dos amigos: los magistrados Giovanni Falcone y Paolo Borsellino. Los tres, junto a un puñado de jueces y fiscales más, habían dado forma al Mani Pulite, la investigación que marcó a Italia para siempre.

“Fue un alineamiento astral”, sintetiza Di Pietro. “En aquel contexto histórico, se dio una situación única, sin egoísmos ni celos, donde cada uno tenía su propio espacio”, resume, café de por medio con LA NACION. Unidos decidieron avanzar, en 1992, sobre la corrupta clase dirigente de políticos y empresarios que protagonizaron lo que en Italia se llamó “tangentópoli” o “la ciudad de los sobornos”. En cuestión de sólo unos meses comenzaron las amenazas y los asesinatos, pero también el derrumbe estrepitoso de toda la partidocracia peninsular.

De paso por Buenos Aires, Di Pietro observa similares rasgos de “cleptocracia” en la dirigencia local. Por eso, plantea que la sociedad argentina debe presionar a los precandidatos presidenciales para que combatan la corrupción. Y a los fiscales y jueces criollos, para que pongan “lo que hay que poner”.

“La lucha contra la corrupción impone múltiples factores. Lo primero es fijar penas adecuadas para los delitos de corrupción, balances falsos, lavado de activos, enriquecimiento ilícito y otros”, enumera. “La pena prevista en el artículo 256 de su Código Penal es ridícula”, ejemplifica con el “cohecho”, que va de 1 a 6 años. “Con eso sólo se genera la certeza de la impunidad.”

-Entonces, ¿hay que meter mano, otra vez, en el Código Penal?

-Es más que eso. Se trata de crear una línea clara sobre sus prioridades como sociedad.

-¿Cómo se logra?

-Por ejemplo, dando la oportunidad a los sospechados, antes de que la fiscalía los acuse de manera formal, de presentarse y, a cambio de no ser condenados, contar lo que saben sobre el resto, en una suerte de remedo de la ley del arrepentido.

-¿No es algo polémico?

-Se lo respondo así: la corrupción es un delito serial, donde si hubo un pago indebido, probablemente hubo más pagos por ese mismo u otro negocio, por los mismos actores.

-Pero según queda claro en su propia trayectoria, la lucha contra la corrupción excede por mucho las reformas de leyes.

-¡Claro! Todas ésas son cuestiones técnicas. Pero la clave es la sociedad. Es lograr que se involucre la opinión pública y que todos comprendan que la corrupción beneficia a unos pocos y perjudica a la mayoría.

-¿Cómo?

-Son clave los medios de comunicación. Si, como en Italia, tenés la televisión pública partidizada y los canales privados controlados por unos pocos empresarios metidos en los negocios sucios, entonces nadie habla de lo que hay que hablar y sólo ofrecen entretenimiento. O peor, como nos pasó a nosotros, le lavan la cabeza a la gente, diciendo que los problemas económicos son causados por un grupo de magistrados que obstruye la actividad política y está en contra de quienes quieren sacar adelante el país. Peor aún, se dedicaron a perseguir a quienes investigábamos. ¡Yo debí afrontar 420 denuncias penales en mi contra! ¡420 y las gané todas!

-Aquí también se reforman leyes para promover la impunidad, mientras la sociedad parece anestesiada y los precandidatos no muestran interés real por combatir la corrupción. ¿Qué cabe esperar, entonces?

-Están jodidos [risas; luego se pone serio]. Necesitan una reacción ciudadana. Y para eso es necesario que ustedes [y pone su dedo índice a 15 centímetros del rostro de este cronista], que los medios y los editores independientes despierten a la sociedad. Y hay que agarrar a los tres o cuatro candidatos y forzarlos a comprometerse para evitar que el sistema termine condicionándolos.

-Pero ustedes afrontaron un contexto peor que el actual y?

-[Interrumpe] Fue clave la independencia de la magistratura. En Italia, los jueces y fiscales éramos independientes del poder político. Sólo podían pararnos de una sola manera: matándonos.

-Usted, Falcone, Borsellino, ¿habían formado una alianza para avanzar, ayudarse y cubrirse las espaldas?

-En aquel contexto histórico, se dio una situación única, sin egoísmos, ni celos, donde cada uno tenía su propio espacio. Hoy, en cambio, se están denunciando entre los magistrados. Y como resultado, las investigaciones no avanzan y la sociedad se desentiende. Aquello fue un alineamiento astral.

-¿A qué se debió?

-En Milán, por ejemplo, éramos cuatro. Yo me abocaba a las investigaciones, otro era un experto procesalista, un tercero lo era en operaciones bancarias, y encima nuestro jefe, Francesco Saverio Borrelli, siempre nos apoyó y cuando alguien nos atacaba, salía a decir: “La orden la di yo”. Incluso un día fue a hablar con el presidente para reafirmar nuestra independencia.

-Eso es clave.

-Sí. Es vital que los fiscales sean estables e independientes del poder político, para lo cual es esencial que también el procurador general no tenga dependencia alguna del Poder Ejecutivo. Quien tiene que ser controlado no puede elegir al que lo va a controlar. Si no, se pone en riesgo el sistema democrático..

Anuncios

One Trackback/Pingback

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: