Skip navigation

MEMORIAL DAY, HEROES FAMOSOS y no tan FAMOSOS

http://www.picturesportal.com/2011/05/memorial-day-famous-war-heroes.html

http://www.funtuna.com/2011/05/memorial-day-famous-war-heroes.html

Esto lo publica Gastón Saint Martin desde Chicago.

Hoy último lunes de Mayo se festeja en toda la Unión, el “MEMORIAL DAY”. Como en todos lados la rutina de la vida diaria ciudadana va de a poco convirtiéndo estos días de “HOMENAJE” en solo días feriados para no trabajar, para pasear o usarlos como fin de semana largos y asi las tumbas de los héroes quedan olvidadas y descuidadas en los cementerios. Sin embargo hay actos y de respetuoso homenajes a los caídos en acción o héroes de batallas o guerras importantes.   –   Sin embargo hay una corriente nueva para honrar también a todos los muertos, y los muertos y heroes de los dos bandos y no solamente a los caídos en acción por La Unión.

Gral. Sherman (de La Union – Guerra Civil) El crespon negro en su brazo es por El Presidente Lincon)

WAR IS HEL” es una frase que se le asigna al General Sherman (General de La UNION, en la guerra civil)   –   La humanidad va saliendo del salvajismo en una lenta pero continua evolución. Hay países que van liderando y otros mas rezagados, pero de a poco y pese a muchos errores este bello planeta azul se va transformando en algo humanamente mejor y mas justo de lo que fue hace solo 1000  (o 500) años atras.  –   Por todo esto es comprensible la tendencia moderna de HONRAR AL HEROISMO sin importar de que lado de los errores de la guerra cayeron.

Hago aquí una pequeña recopilación de algo de lo publicado hoy en Internet.  Al final de esta nota pueden ver a los heroes más conocidos. Al comienzo pongo los casos menos mentados, algunos que recien hoy los conozco.

Creo justo comenzar con quienes ya vivían en AMERICA de 30000 a 100.000 años antes de que los primeros Vikingos (y ciertamente antes que Colon) llegaran a estas tierras desde Europa, me refiero a los indios que llegaron desde Rusia cruzando el estrecho de Bering y desde allí se fueron propagando hasta mis pagos: La Patagonia.

Un buen representante para rendirle Homenaje es “TORO SENTADO” (o SITING BULL) Jefe SIOUX que en la batalla de  Little Bighorn, (1876)  venció al General Custe. El General y todos sus hombres murieron en esa batalla.

Sin pretender siquiera incluir a todos, por poco conocidos, pero no por eso menos heroicos, incluyo  dos muestras de la Guerra con Méjico.  –

En primer lugar a LOS NINOS HEROES, (Cadetes de 13 a 19 años que murieron luchando por su patria.  –   Interesante es conocer que, recien hace pocos años  dos Presidentes de USA les rindieron homenaje.   –   El primero fue elPresidente Truman que en los últimos momentos de una visita a Méjico, por casualidad paso por el Monumento a Los Niños Héroes, como ignoraba de que se trataba, ordeno detener al automóvil para INFORMARSE. Luego se retiro despues de rendirles homenaje.  –   El segundoPresiente fue Bill Clinton que repitió la visita 50 años mas tarde y homenaje a los Niños Heroes, 6 cadetes de la escuela Militar de Mejico.

On March 5, 1947 President Harry S. Truman was on the next to last day of a three-day whirlwind visit to Mexico. Departing from his prepared agenda, he announced that he wanted to make a stop at Mexico City’s historic Chapultepec Castle. As the motorcade came to a halt by a grove of trees, Truman stepped out of his black Lincoln and walked over to a stone monument reading NiñosHeroes (“Heroic Children”). These were the six cadets who committed suicide during the Mexican-American War by leaping from the castle battlements rather than surrender. Truman laid a wreath on the monument and then stood for a few moments of silent reverence. All the while a contingent of contemporary Mexican cadets, some with tears streaming down their cheeks, stood at rigid attention.  –  Truman’s action, duplicated fifty years later by Bill Clinton, made him Mexico’s all-time most popular U.S. president. FRIENDSHIP BEGAN TODAY headlined one Mexico City paper. Another blazoned this message: RENDERING HOMAGE TO THE HEROES OF ’47, TRUMAN HEALS AN OLD NATIONAL WOUND FOREVER. “To think that the most powerful man in the world would come and apologize,” said a cab driver to a passenger. Remarked an engineer: “One hundred years of misunderstanding and bitterness wiped out by one man in one minute. This is the best neighbor policy.” At a lunch later that day, President Miguel Aleman proclaimed him “the new champion of solidarity and understanding among the American republics.” Truman’s own comment was characteristically succinct. “Brave men do not belong to any one country. I respect bravery whenever I see it.” Though the President’s plane, Sacred Cow, left before dawn on a chilly morning, over a thousand people were at the airport to see him off.

El HOMENAJE siguiente es aun menos conocido, pero no menos digno de RESPETO.  –  Se trata del Batallón SAN PATRICIO de Irlandeses que murieron TODOS luchando por Méjico, pese a que no lo conocían. al país, ni nunca habian vivido en el.   –   Como breve Resumen: de homenaje a aquellos bravos Irlandeses informo:     En los años 1845-49 una terrible hambruna por el fracaso de la cosecha de papas en Irlanda, había forzado a unos 1000 Irlandeses a emigrar a América. Hombres, mujeres y niños  llegaron hacinados como sardinas en condiciones tan miserables que el 10% murieron antes de llegar. Al llegar desesperados por cualquier trabajo. Unos 1200 Irlandeses fueron reclutados por el ejército para formar el Batallón San Patricio, para pelear en la guerra contra Méjico. Alimentados y entrenados el Batallón San Patricio combatió  bien y con bravura por La Union. Pese a ello se horrorizaron de las crueldades, atrocidades y salvajismos cometidos en contra de los prisioneros, mujeres y niños mejicanos de los pequeños pueblos conquistados. Los irlandeses (casi todos campesinos) comenzaron a sentir remordimientos y preguntarse si no estaban peleando en el lado equivocado. Peleaban contra un pueblo que no conocían, católicos como ellos, al mando de protestantes salvajes que cometían atrocidades contra familias campesinas (como ellos) y contra civiles; y como si esto fuese poco, ellos mismos eran maltratados con desdén y desprecio.   –   Una noche los 800 sobrevivientes que quedaban del Batallón San Patricio, tomo sus armas y silenciosamente cambio de bando. Todos ellos murieron luchando (a “conciencia”) por Mejico, solo sobrevivieron 52.  Los 52 sobrevivientes del campo de batalla fueron capturados y fusilados frente al pueblo Mejicano.

Esto que sigue es el relato del Historiador al que un Embajador Mejicano le conto esta historia ignorda y oculta por muchos años:   –    During the terrible Irish potato famine, 1845-49, thousands of Irish citizens came to America, almost all of them poverty-stricken and half starved. In 1847, United States Army recruiters met the ships carrying the Irish immigrants, sailing vessels that had packed the desperate Irish men and women and children into their hulls like sardines into cans. Almost ten per cent of these immigrants did not survive the voyage, and those who did were desperate enough to accept any work offered to them. Thereby, out of these new immigrants, the Saint Patrick Battalion was organized, some twelve hundred men, armed and trained and sent to fight in the war with Mexico.
Going on with his story, the Mexican diplomat made the point that the Irishmen fought well and bravely, but could not live easily with the horrors they witnessed – cruelty and barbarism directed at Mexican prisoners and against women and children in the Mexican towns that were conquered. The stories he told were ghastly, but I took them with a grain of salt. After all, he was speaking about an invasion of his country. Finally, he said, the Irish soldiers felt they could endure no more. They were fighting an enemy they did not know, Catholics like themselves, people against whom they had no cause; and this slaughter was being done under the aegis of a Protestant army whose men treated them, the Irish soldiers, with contempt and distaste.
The more they discussed this among themselves, the less sense it made; and finally, at a meeting where they spoke their conclusions in the old Celtic, they decided to go over to the Mexican side of the battle. How they made the arrangements, my Mexican friend could not say; but they made them, and one night, the eight hundred men who remained alive in the battalion took their arms and silently marched away and joined the Mexican army. They fought alongside the Mexicans gallantly, and in the San Angel battle, they were cut off from the main Mexican force on Chapultepec Heights. They fought bravely until their ammunition was gone, and then they were overrun by the American troops. Fifty-two of the Irish Battalion survived and were taken prisoner. A gallows was built within sight of Chapultepec Heights, and when the Mexican position was finally overrun, the Mexican prisoners were lined up and forced to watch the hanging of the fifty-two Irish soldiers.
This story was told to me in 1961, and as this diplomat sketched it out, it was an irresistible tale of high courage and mixed principles of gallantry, cruelty and despair and all the wretched horrors of war. It cried out to be told in full, in every detail, and I was determined to do so.
“You’ve told me an incredible story,” I said to my dinner companion. “But where do I find it? Without proof, without chapter and verse, the story doesn’t hold up. Where do I go? Where do I find the facts, the details?”
“That,” he said, “is up to you. In Mexico, every well-educated schoolboy knows the story. Here – well, nothing is so well hidden that it can’t be found.”
But I discovered that the story of the Saint Patrick Battalion was almost that well hidden. I proceeded to pore through every history of the Mexican War that I could find in the New York Public Library. I wrote letters to historians. I went through old newspapers. I rooted out enough material to come to the conclusion that the Mexican War was one of the dirtiest shadows on our history, a war devised to deprive Mexico of two-thirds of its territory and manipulated and controlled by one of the worst gangs of rascals ever to hold power in Washington – and still the Saint Patrick Battalion eluded me.
And then, at long last, I turned up some evidence. In the bibliography of an old history of the Mexican War, I found that William Jay (1759-1858) had in 1849 written a book called A Review of the Causes and Consequences of the Mexican War. The book had been published in Boston in 1849 by Benjamin B. Mussey & Company. William Jay was a highly respected Congregational minister, son of John Jay, who negotiated the 1794 Treaty of Peace and territorial settlement with England. Since Reverend Jay’s book had been written during the war, I decided that it would be well worth looking at. The Library of Congress had a copy, but complained that its condition was too poor for me to examine. This was no attempt to suppress anything, but simply concern for the single copy that existed.
Then, to my excitement, I found another copy in the New York Public Library, and staff members made me a photocopy of the entire book. I took my photocopy home with me and read it with the same excitement I had experienced in my first reading of Huckleberry Finn. I was not disappointed, for writing with all the rage and fury that a righteous minister might direct toward a church full of sinners, Reverend Jay indicted the government of the United States, Generals Winfield Scott and Zachary Taylor and President James K. Polk – this last a man well forgotten and perhaps the most deplorable President who ever sat in the White House. Jay’s history of the Mexican War is written almost in the style of the best investigative reporting of today, and he gives not an inch to the lies and boasts of the “patriots.”
SAN PATRICIO BATTALION
The San Patricio: Mexico’s Fighting Irish

Los heroes que siguen ya son mas conocidos.

Memorial Day,always the last Monday in May, is a federal holiday to honor U.S. war heroes. Although originally set up to honor soldiers from the Civil War, the holiday expanded after World War I to include soldiers from all wars. Here’s a look at just some of the famous war heroes in U.S. history. To day “Some people think the MEMORIAL DAY is for honoring any and all dead, and not just those fallen in service to our country.”

George Washington

George Washington  –   Revolutionary War  –   The first president of the United States made his name first in this war and then as commander in chief of the Continental Army.  –  His impact: Under his leadership, the army defeated the British in the Revolutionary War and the Colonies gained independence. Washington oversaw this legendary document guiding the new U.S. government and was named president in 1789.

Ulysses S. Grant  –   Mexican-American War   –   Grant graduated from West Point and went on to serve in the Mexican-American War, learning about techniques of warfare from Gen. Zachary Taylor.  –  His impact: He went on to lead the Union Army in the Civil War, taking Forts Henry and Donelson from the Confederates, among other victories. His battlefield successes eventually forced Confederate Gen. Robert E. Lee to surrender, which ended the war.

George A. Custer   –   Civil War   –  Custer graduated from West Point and gained fame as a successful cavalry commander in the Union Army during the Civil War.   –   His impact: He fought in the First Battle of Bull Run and was present when Robert E. Lee surrendered at Appomattox. He died in 1876 during the Battle of the Little Big Horn in the Plains Indian War.

Pierre Gustave Toutant Beauregard   –   Civil War  =  Beauregard was a general for the Confederate Army during the Civil War, fighting at Fort Sumter, the First Battle of Bull Run and the Battle of Shiloh. –   His impact:He is known for defending Petersburg and Richmond in Virginia against the Union Army’s offenses. His downfall may have been his relationships with senior military officials, including Jefferson Davis. 

Dwight D. Eisenhower   –   World War II   –   Before he became the 34th president of the United States Eisenhower served as commander of the Allied forces during World War II.  –   His impact: Known for his military strategy, he oversaw the troops at this legendary battle in France.

Douglas MacArthur   –   World War II   –   MacArthur commanded the Allied forces in the South Pacific, including the Philippines and New Guinea, during World War II.  –   His impact: On Sept. 2, 1945, he oversaw the Japanese surrender on the U.S.S. Missouri which ended the war. MacArthur also led U.N. forces during the first months of the Korean War. 

George S. Patton   –   World War II  –  Patton served in both World War I and II and is best known for his leadership as a general during World War II.   –  His impact: Nicknamed this, Patton became the commander of the Third Army and led troops in the Battle of the Bulge. He is also known for his strong, eccentric personality.

William Dean   –   Korean War   –   Major General Dean commanded the 24th Infantry Division during the Korean War and received a medal of honor for his leadership during the Battle of Taejon.  –   His impact: Dean was captured by North Koreans after the battle and remained in their custody until the war ended.

Young-Oak Kim   –  Korean War  –   Korean-American Kim was born in Los Angeles in 1919. He retired from the army after fighting in World War II but re-enlisted in order to fight in the Korean War.  –   His impact:Kim pretended he didn’t know how to speak Korean so he could join the infantry instead of becoming an interpreter. After proving himself time and time again, Kim was promoted and became the first Asian-American to command a combat battalion in the U.S. military.

Norman Schwarzkopf  –   Gulf War   –   General Schwarzkopf was commander in chief of U.S. forces during Operation Desert Storm.   –   His impact:He coordinated troops as they marched through Kuwait and into Iraq, causing Iraqis to surrender in the Gulf War. 

http://www.latinamericanstudies.org/boy-heroes.htm  NINOS HEROES (MEJICO)

Chapultepec Castle, Mexico CityChapultepec Castle, Mexico CityNiños heroes  (MEJICO – AMERICAN WAR ) http://en.wikipedia.org/wiki/Ni%C3%B1os_H%C3%A9roes

http://www.latinamericanstudies.org/mexican.htm

Monument to the Niños Héroes, Chapultepec Park, Mexico City.

AGUSTÍN MELGAR – 1829-1847]  –  Niño héroe – Nació el 28 de agosto de 1829 en la ciudad de Chihuahua, siendo sus padres el coronel Esteban Melgar y la señora María de la Luz Sevilla. Al cumplir los dos años de edad, murió su padre; la viuda quedó en la penuria. Terminó la instrucción primaria y perdió a su madre, quedando solo en el mundo, por lo que marchó a la ciudad de México, ya con la idea de ingresar al Colegio Militar. El 4 de noviembre de 1846 se presentó en Chapultepec y solicitó su ingreso en el Colegio Militar allí instalado, llevando escrita una carta de solicitud, que en parte decía:  “Exmo. señor: El ciudadano Agustín Melgar, ante S.E. respetuosamente comparezco y digo: que deseoso de pertenecer a la gloriosa carrera de las armas, a que mi padre sirvió y murió de inspector en Chihuahua, y tal vez útil a mi patria, impetro la gracia de V.E. a fin de que se digne admitirme en el Colegio Militar, para cuyo efecto acompaño los documentos de estilo, exceptuando la Fe de Bautismo, por hallarse en Chihuahua, pero protesto hacerlo tan luego como llegue…” Fue recibido, al día siguiente, el 7 de noviembre; pasó por cajas, para recibir su equipo de cadete, el cual vistió con orgullo.   –   En el mes de febrero de 1847, durante la rebelión de los “polkos”, Agustín Melgar era recluta, pero como faltara a la revista del comisario, el 4 de mayo, fue dado de baja. Sin embargo, el 19 de agosto fue readmitido al colegio, después de que diariamente se presentaba a solicitar su reingreso, ofreciendo sus servicios ante la invasión norteamericana. Se le recibió en calidad de “agregado”, y así concurrió a la defensa del Castillo, pues carecía de familia con la cual vivir, cuando se les envió a sus casas a los cadetes, deseando además ayudar a su defensa.  El 13 de septiembre, cuando el asalto al Castillo por los norteamericanos, Melgar se portó con gran valentía, rechazando casi él solo al enemigo, en el puesto que defendía, por lo que recibió numerosas heridas:  dos balazos, uno en la pierna derecha y otro en un brazo, más una herida de bayoneta en el costado derecho, cuando luchó cuerpo a cuerpo con el enemigo. En 1924 fue rehabilitado como cadete efectivo del Colegio Militar, in memoriam, en premio a su heroica hazaña, quedando agregado en su expediente el siguiente relato, que la describe:  “Alumno Agustín Melgar: Muerto a consecuencia de las heridas de bala y bayoneta recibidas por defender a la patria, el 13 de septiembre de 1847. Habiendo quedado solo, intentó detener al enemigo que bajaba por la escalera del lado norte del Mirador. Mató de un balazo a uno de los asaltantes en dicha carrera. Siendo perseguido, se parapeto detrás de unos colchones, en el interior de una de las piezas, donde continuó haciendo fuego, hasta que no pudo resistir más por las heridas recibidas. Fue recogido y se le recostó sobre una mesa en la pieza cuya puerta es la primera que se encuentra, subiendo por la escalera… Quedó abandonado y en la mañana del 15 se le encontró muerto y caído en el suelo…”   –   Sus restos fueron objeto del homenaje que la patria hizo a los Niños Héroes en el año de 1952, ante la admiración y cariño de todo el país.

JUAN DE LA BARRERA  –   1828-18471]  –  Joven héroe  Nació el 26 de junio de 1828 en la ciudad de México. Era hijo del general de división, artillero, don Faustino de la Barrera, fundador de la fábrica de pólvora de Santa Fe, y de la señora doña Dolores Valenzuela, hija del oidor del virrey. Tuvo 23 hermanos, entre ellos Francisco, que después de alcanzar el grado de coronel en el ejército, siguió la carrera eclesiástica; y el general Faustino de la Barrera. Contaba apenas doce años de edad, cuando en 1842 fue admitido gracias a la posición de su padre en el Colegio Militar, aunque no tenía la edad requerida.  –  Hizo con verdadero empeño su carrera, con muy buenas calificaciones en sus estudios, que le gustaban mucho. Pronto, por su conducta en la asonada conocida como el Plan de Regeneración Política, obtuvo el grado de subteniente de artillería, y al salir del colegio fue destinado al Batallón de Zapadores, ya que sus preferencias eran hacia la construcción militar y la ingeniería. Pero no estuvo satisfecho con tal situación, ya que deseaba seguir estudiando, para “ser un oficial verdaderamente científico”, por lo que hizo una solicitud para que se le permitiera estudiar por su cuenta, dejando el servicio.   –   En su petición decía lo siguiente: …. . desde que abracé la carrera gloriosa de las armas, me propuse seguirla en la clase facultativa; por esta razón. . . V.E. tuvo la bondad de conferírmelo para el cuerpo en que me hallo, en el cual creí poder conseguir mi objeto.  –   ya estoy desengañado de que no he de poder sacar todo el aprovechamiento que necesito para realizar mis miras, en razón de que hace largo tiempo que lo recargado del servicio de las armas, como que sólo algunas horas cada dos días dejo de estar de guardia, me impide tener toda la dedicación necesaria al estudio, debiendo manifestar, igualmente, que por la misma causa se han suspendido las lecciones de matemáticas que diariamente me daba una maestra particular”. Y enseguida insertaba sus peticiones:   “… deseando por lo mismo hacer mi carrera en la Plana Mayor General, he decidido impetrar de la magnanimidad de V.E., la gracia de que se digne concederme licencia por el tiempo necesario para que, dedicándome exclusivamente al estudio, sin las distracciones del servicio activo del Cuerpo, pueda lograr por este medio ser un oficial facultativo…” No consiguió lo que quería; pero en cambio, al saberse de la . amenaza norteamericana a la capital de la República, se le concedió regresar al Colegio Militar y ayudar en la construcción de sus fortificaciones de defensa.  Con el grado de teniente de zapadores, De la Barrera se dedicó a forzar los alrededores del bosque, para lo cual construyó un hornabeque y dos medios baluartes, trabados por una cortina, casi frente a la entrada del bosque, por la parte Sur, junto a la actual glorieta de entrada, en donde empezaba el camino que iba a La Condesa y se unían las calzadas de Tacubaya y Chapultepec. Al acercarse el enemigo, fue encargado de la defensa de ese punto, quedándose con algunos soldados, con las baterías que el general Monterde, director del Colegio Militar, colocara, dejándolas al cuidado del joven teniente, de 19 años de edad.   –   El general norteamericano Quitman ocupaba La Condesa, frente a las ligeras fortificaciones que había construido De la Barrera, y sobre ellas cargó el 13 de septiembre de 1847, con tina andanada de proyectiles. Juan de la Barrera defendió el punto a su cargo, hasta que las balas enemigas segaron su vida; quedó muerto en la primera fortificación militar que había construido cuya defensa le encargaran, en una guerra tan seria como fue la invasión americana. 

VICENTE SUÁREZ   –   [1833-1847]   –  Niño héroe   –   Nació el 3 de abril de 1833, en la ciudad de Puebla, siendo hijo del primer ayudante de caballería, Miguel Suárez, y de la señora María de la Luz Ortega de Suárez. Sin embargos en su acta de bautizo se dice ser hijo legítimo de José Ignacio Suárez y de María Tomasa Vázquez. En 1845, cuando contaba con 13 años de edad, ingresó al Colegio Militar, seguramente mintiendo en cuanto a su edad, pues sólo eran recibidos muchachos entre 14 y los 18. En su solicitud de ingresos de fecha 21 de octubre, dice haber estudiado ya gramática y cuentas.  También pudo ingresar a esa edad, porque los hijos de los militares eran aceptados desde los 12 años de edad, aunque contra el reglamento del colegio, que se alojaba entonces en el Castillo de Chapultepec. Vicente Suárez era de familia humilde, y en su breve vida cargó a cuestas una gran pobreza. Estando ya en el colegio, a una solicitud de ayuda, que hizo en 1846, se le contesta que si hay dos alumnos a los que se les proporcionan zapatos, “es porque uno de ellos es indigente de solemnidad y el otro descendiente de don José María Morelos y Pavón”. En febrero de 1847, un escrito señala a seis jóvenes que pedían seis pesos mensuales para poder subsistir, y entre ellos está Vicente Suárez, quien en septiembre de ese año, asciende al pináculo de la gloria por haber sido de los cadetes que ofrendaron su vida en defensa de la patria, y a quienes la historia conoce como los “Niños Héroes”. Su mención honorífica dice de su muerte, acaecida el 13 de septiembre de 1847, que se encontraba apostado como centinela en el vigía, del mirador del Castillo, cuando empezó el asedio de los norteamericanos contra Chapultepec.  –   Los invasores subieron por el cerro, y entonces el cadete “marcó el alto a los asaltantes, que continuaron avanzando. Mató de un balazo a uno de ellos, hirió con una bayoneta en el estómago a otro, y fue muerto en su puesto, luchando al arma blanca. Murió por su bravura, pues su juventud hizo a los asaltantes vacilar en su ataque, hasta que fueron atacados por él”. Tenía entonces 14 años de edad, sin grado alguno todavía. La patria lo ha glorificado, juntamente con sus compañeros de sacrificio, y tan grande fue la hazaña de todos ellos, que colocaron a México entre los pocos países del mundo que cuentan con héroes niños, muertos por defender a la patria de las invasiones extranjeras.   Los restos de los niños héroes fueron rescatados de Chapultepec, en 1952, y mediante una identificación pericial, se les colocó en urnas de plata sobredorada y de cristal, que fueron depositadas en el Altar de la Patria, que en su honor se erigiera en el Salón de Banderas del Cuerpo de Defensores de la República, del Palacio Nacional. Recibieron los honores del presidente de la República, su Gabinete y los otros Poderes del Estado, para ser llevados en andas de cedro al túmulo que se levantó ex profeso en el Zócalo o Plaza de la Constitución, donde todo el pueblo de México pudo venerarlas. Veintiún cañonazos fueron disparados en su honor.

FERNANDO MONTES DE OCA  –  [1829-18471 –  Niño héroe  –  Nació el 29 de mayo de 1829 en Atzcapotzalco, siendo hijo de don José María Montes de Oca y de doña Josefa Rodríguez de Montes de Oca. En 1847, al ver invadida su patria por los norteamericanos, sintió deseos de aprender a defenderla, por lo que solicitó su ingreso al Colegio Militar, en el mes de enero de ese año; Ingresó el 24 de ese mes, causando alta en la Primera Compañía de Cadetes, en la que empezó su aprendizaje en la carrera militar, que duró tan poco.  Su solicitud de ingreso fue concebida en los siguientes términos: “Señor director: Fernando Montes de Oca, hijo de D. José María Montes de Oca, difunto, y de doña Josefa Rodríguez, ante V.S., con el debido respeto, hace presente que, deseando servir en la gloriosa carrera de las armas y teniendo la suficiente edad para comprenderla, así como los conocimientos necesarios de primeras letras, viendo al mismo tiempo lo invadida que está nuestra República y queriendo serle útil en la actual guerra con los Estados Unidos del Norte; juntando con ésta los certificados y escritos que se me piden, a V.S. suplica encarecidamente se sirva admitirlo en la clase de alumno en el Colegio Militar, que dignamente manda… Montes de Oca fue uno de los alumnos del Colegio Militar que, el 13 de septiembre de 1847, a la vista de los norteamericanos que amagaban a la ciudad de México, no hizo caso a las recomendaciones que les hiciera el director, general Monterde, para que se refugiaran en sus casas, dejando el colegio a los soldados defensores; sino se quedó dentro del Castillo, y cuando se enteró que lo atacaban los invasores, se armó y se dispuso a presentar batalla. En su expediente se narra su muerte como sigue:  “… Muerto por la patria.., al saltar una ventana que daba al rancho de Anzures, para incorporarse al resto de los alumnos, que defendían la entrada del Bosque, desde el Jardín Botánico. Fue cazado por los norteamericanos, que ya se habían adueñado de la azotea. Su cadáver quedó abandonado por tres días… “Su madre obtuvo, después, ocho centavos diarios de pensión. Y como a los demás Niños Héroes, a Montes de Oca le fueron rendidos los honores de la patria, en el año de 1952, con las imponentes ceremonias con que sus restos fueron rescatados y depositados en urnas de cristal y de plata, en el Monumento de Chapultepec. Naturalmente que en las batallas contra el invasor americano, se produjeron muchos actos de heroísmo, entre los soldados y los civiles mexicanos, pero a los Niños Héroes se les ha distinguido en la veneración patria, porque ofrendaron sus vidas cuando apenas empezaban a vivir. Manuel Ruiz, por ejemplo, luchando en Padierna, ya herido, salvó una bandera mexicana; Alejandro Argandar perdió heroicamente el brazo izquierdo, en la batalla del Molino del Rey; cuatro aspirantes de marina: dos de primera, Francisco Villaseñor y Manuel Marabato, y dos de segunda, Félix Gómez y Joaquín Marabato, murieron también combatiendo a los americanos.

FRANCISCO MÁRQUEZ  –  [1834-1847]  – Niño héroe  –  Nació en 1834 en la ciudad de Guadalajara. Quedó huérfano de padre, y su madre se unió en segundas nupcias con el capitán de caballería don Francisco Ortiz, de quien el niño acarició el amor a las armas. El 4 de enero de 1847, cuando contaba 13 de edad, ingresó al Colegio Militar de Chapultepec, cuando ya el general Zacarías Taylor, jefe de las tropas invasoras norteamericanas, se encontraba en Saltillo, y el general Wilfield Scott preparaba la invasión de México, por el puerto de Veracruz.  Su madre se presentó a las autoridades militares del colegio, con el siguiente escrito: “Digo yo, Micaela Paniagua de ‘Ortiz, que por ésta me obligo a sostener con todo aseo posible y decencia regular, en el Colegio Militar, a mi hijo Francisco Márquez, que ingresa a dicho establecimiento con el objeto de instruirse en los ramos que allí se enseñan; y para que conste, doy la presente obligación en México, a 14 de enero de 1847”.  Era Francisco Márquez el más joven de los seis Niños Héroes, que meses después habrían de morir por la patria, y su edad consta en el escrito que acompañó al de su madre, como solicitud de ingreso al colegio, y que dice así: “Exmo. senor: El C. Francisco Márquez, de 13 años de edad, entrados a 14, ante la justificación de S.E., con el respeto debido pasa a manifestar que, deseoso de emprender la carrera de las ciencias, a la que ha tenido una positiva afición, sus padres han movido cuantos resortes han estado a su alcance para darle este cultivo; mas dos circunstancias lo han impedido: la primera ha sido que el capitán del 99 Regimiento de Caballería, D. Francisco Ortiz, padrastro del que representa, se halla continuamente expedicionando hasta hoy en el Ejército del Norte, y la madre existe en esta capital, con muy escasos recursos para vivir; la segunda causa es la carencia de otros arbitrios, pues no contando con más haberes que la paga del expresado capitán y ésta repartida, no puede absolutamente alcanzar para la educación que desea el exponente… El colegio lo recibió, atendiendo sobre todo a que era hijastro de un capitán del ejército, que se encontraba luchando contra los norteamericanos en Coahuila, y lo destinó a la Primera Compañía de Cadetes, donde empezó su instrucción de soldado. Poco debe haber aprendido en los ocho meses que duró su aprendizaje de las armas, cuando llegó el mes de septiembre, y tuvo que defender su colegio contra los invasores extranjeros. Los norteamericanos cañonearon al Castillo de Chapultepec y las defensas aledañas, los días 12 y 13 de septiembre de 1847, tomando este último día la fortaleza y el Colegio Militar que en ese lugar funcionaba.  Subieron los invasores por las rampas hasta el cerro de Chapultepec, donde se levanta el Castillo, luchando cuerpo a cuerpo con sus defensores; se sorprendieron al mirar que muchos de ellos eran niños que vestían el uniforme de los cadetes, y que hacían frente contra ellos, disparando sus armas. Francisco Márquez, el menor de los seis héroes que murieron ese día, entre los alumnos mayores y los soldados destacados para la defensa del Castillo, perdió también la vida luchando, sin amedrentarse ante el enemigo de su patria. El mayor Montenegro, encargado de rendir el parte correspondiente, puso en su expediente las fases finales de su sacrificio, en estos términos: “En la falda del ceno que mira al Este, se encontró su cadáver, cerca del de D. Juan Escutía, ambos acribillados a balazos”.

JUAN ESCUTIA  –  [1827-1847]  –  Niño héroe  – Nació el 22 de febrero de 1827, en Tepic, Nayarit, ignorándose quiénes fueron sus padres, pues en el Colegio Militar no existía expediente suyo, ya que era sólo alumno irregular, presentándose algunos días antes de su muerte en Chapultepec, siendo admitido como agregado a la Escuela Militar, mientras podía tramitar su debido ingreso. Estando Juan Francisco Escutia haciendo guardia en el edificio del Colegio Militar, la mañana del 13 de septiembre de 1847, al ver que irrumpían a él los invasores norteamericanos, por las rampas de acceso hacia el Castillo, les presentó resistencia, disparando sobre ellos su rifle. Como los invasores siguieran avanzando, se replegó y vio una bandera mexicana, perteneciente a alguno de los varios cuerpos de la Guardia Nacional que defendían el Castillo, y para evitar que la insignia patria cayera en manos del enemigo, se envolvió en ella y saltó a las rocas. Su cuerpo rodó pendiente abajo, envuelto en la bandera que había salvado de que cayera en manos del enemigo, muriendo antes que dejarla al alcance del invasor. Tenía 20 años de edad, y era un joven robusto y animado. Su cuerpo fue encontrado, despeñado y todavía envuelto en la bandera de su patria. En 1952, como los restos de sus compañeros niños de heroicidad, los suyos fueron objeto del homenaje encendido de todo él pueblo mexicano, en imponente ceremonia que se efectuó en el Palacio Nacional y en la plaza principal de la ciudad de México. Las urnas de cristal y de plata, en las que fueron puestos los restos de los Niños Héroes, sobre armones de artillería y cubiertas con la bandera nacional, fueron llevados por las calles de México, entre escoltas militares vestidas de gala y a los marciales acordes de las bandas de música, hasta su destino final, en el Monumento a los Niños Héroes, que se levanta majestuoso en el Bosque de Chapultepec frente al Castillo.

4,000 U.S. troops occupied Corpus Christi, Texas, in 1846

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: