Skip navigation

http://www.notiar.com.ar/contenido/Historia/Historia_681.htm

Hablemos de Historia…

De La Republica Romama a …

La Republica Argentina.

  • Tierra arrasada
  • Por Omar López Mato
  • Omar LOPEZ MATOS

    Omar LOPEZ MATOS

 

Cuando Napoleón invadió Rusia, el general Kutuzov, el más destacado de los oficiales del Zar, puso en práctica una estrategia que no era original, pero que siempre había sido efectiva, “la tierra arrasada”.

http://www.notiar.com.ar

Napoleon Bonaparte... fue a Rusia con ambicion de Emperador y volvio flaco, hambriento y derrotado

Napoleon Bonaparte… fue a Rusia con ambicion de Emperador y volvio flaco, hambriento y derrotado

Cuando le preguntaron cómo pensaba derrotar a Bonaparte, Kutuzov respondió con una sonrisa: “No lo voy a derrotar, solo espero engañarlo”. Nada había que dejarle al enemigo, cuyo ejército, como decía el Gran Corso, “marchaba sobre su estómago”. Una vez lograda esta meta, lo demás era cuestión del “general invierno”… y los argentinos estamos acostumbrados a pasar el invierno.

 

La estrategia de tierra arrasada rindió sus frutos y Napoleón abandonó Rusia y sus sueños imperiales se desvanecieron.

 

En muchas partes del mundo se copió la experiencia, sin ir más lejos,

General JM BELGRANO

General JM BELGRANO

Belgrano la aplicó cuando el éxodo jujeño y Artigas en la “Redota” oriental, dejando en ambos casos un vacío que desalentó el avance del ejército español.

 

Yendo aun mas lejos … 60 años antes de Cristo !(hace nada menos que 2074 años!) Los galos casi vencen a Julius Cesar y sus invencibles legiones romanas con la misma técnica de privarlas de combustible oral (comida) … Sugiero leer el libro de ficción histórica cuyo autor es un ex infante de marina actual è “Marching with Caesar Conques of Gaul” by Peake    

Titus Pullus Legionario de la Republica omana  (pasa con Cesar de La Republica al Imperio(

Titus Pullus Legionario de la Republica omana
(pasa con Cesar de La Republica al Imperio(

De una forma u otra, la política de tierra arasada se ha aplicado y se sigue aplicando en la política argentina. En 1983 el gobierno militar le entregó al Dr. Raúl Alfonsín una enorme deuda externa que condicionó la gobernabilidad del país. Una deuda externa incrementada y onerosa fue la que el Dr. Carlos Saúl Menem le pasó al Dr. Fernando de la Rúa. De más está contar lo que pasó en el ’89 y 2001 respectivamente. Los acusados de estos descalabros no fueron totalmente los culpables, solo las víctimas de “la tierra arrasada”.

Podrán no haber sabido, no haber querido o no haber podido… pero si te dejan un muerto, este seguirá en esa condición, por más que lo atienda Favaloro.

Hoy lo que vemos es el gran prolegómeno, la preparación para que el “general invierno” haga lo suyo. En los próximos cinco años vencerán 100.000 millones de dólares en títulos de la deuda, más 10.000 millones que se necesitará cada año para paliar el déficit energético, más la enorme carga pública en un país donde el 50 % de la población trabajadora es empleada estatal, más una inflación indomable, y lo más importante aún es la enorme pobreza y el dominio del narcotráfico y los millones de Ni Ni que lo único que saben es entregarse a la droga y el delito, conscientes del poder que les otorga la marginalidad.

La plata se negocia pero el cambio cultural, no.

Esa estructuración aviesa, esta alevosía y falta de grandeza de nuestra conducción, que solo piensa en retener poder ganando la próxima elección, ha conducido al declive de la calidad institucional. La política se convierte en un River/Boca siniestro o más parecido al equipo de Zubeldias, pinchando al contrincante con alfileres, con cara de “yo no fui”.

Ya no gana el “más mejor”, gana el más pícaro, el que se vale de cualquier artilugio para imponerse.

El fin (conservar el poder) justifica cualquier medio, y si esto implica destruir al medio, fundir al país, rifar el futuro de los argentinos, nada importa mientras la victoria electoral le conceda el manejo de los hilos del poder y la impunidad que esta apareja. Y si este poder resulta esquivo: ¡Que venga el diluvio! Y que nada quede para el opositor, así con el tiempo los sobrevivientes de la inundación dirán: ¡Con Cristina estábamos mejor!

omarlopezmato@gmail.com

www.facebook.com/olmoediciones

Gentileza de www.olmoediciones.com para NOTIAR

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: