Skip navigation

Recibí este link de un amigo, con una frase corta que solo decía: “A QUE NO LO SABIAS?” :  http://www.lanueva.com/edicion_impresa/nota/4/06/2012/c64027.html

La verdad es que ni esta nota -aparentemente publicada en el Diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca-, ni los detalles en ella narrados, los conocía… PERO…  NO ME SORPRENDE, en absoluto, y explicaré porque lo digo:

En 1943 tenia yo 6 años y vivíamos en Buenos Aires. Mi padre (Prospero Saint Martin) era un joven y brillante Ingeniero Civil, que ya muy joven estaba muy arriba en el Ministerio de Obras Publicas de La Nación. El esposo de una hermana de mi madre era militar (Roberto Consigli). Para una fiesta patria hubo una cena de gala en el circulo Militar. Mis tíos invitaron a esa cena a mis padres. Naturalmente yo no fui, mi testimonio solo tiene el valor de haber oído tantas veces el relato de mi padre que mal lo puedo olvidar.    –   Durante la cena era evidente la ansiedad de mi tío para que su esposa lo atienda al Coronel…  (De su jefe dependía su próximo ascenso), Esa actitud sumisa y chupamedias chocaba con  carácter simplote y franco de mi padre brillante universitario chacarero… Ya sentados en la mesa mi tío presenta a mi padre a su jefe diciéndole algo así: –El Ing. Saint Martin” es colega nuestro… tiene el grado de Teniente Primero….”  –Así! como es eso Ingeniero? … -Bueno… del servicio militar fui dado de baja con ese grado-Ahhh …. De La Reserva... exclamó despectivamente el Jefe de mi tío… a lo que mi padre… riéndose le  respondió -Si de la reserva… y sabe porque me dieron ese grado… Por BRUTO… y sin esperar nada aclaró…. “Como me he criado en el cambo soy buen jinete… todo lo que hice en el servicio militar fue arrastrar al galope un cañoncito, eso me ocupaba solo unos minutos, el resto del tiempo, mientras los demás hacían maniobras, yo mateaba a la sombra de unos arboles…  – Pero ese recuerdo aunque pintoresco, no es importante ni tiene relación con este articulo que abajo reproduzco.

Ya a los brindis… el Coronel se levantó y con su copa en alto dijo: “BRINDO PORQUE PROXIMALMENTE LA BANDERA ARGENTINA TENGA UNA CRUZ ESVÁSTICA….       –   Nunca supe si mi padre acompañó ese brindis, pero sabiendo del asco que les tenia a los nazis, no creo que ni por ayudar a su cuñado en su ascenso… lo haya hecho…     –      Lean ahora esta interesante nota

LA NUEVA PROVINCIA Bahía Blanca, Argentina, 4 de junio de 1943

El desembarco nazi en la Argentina

Por CARLOS E. VIANA

“Con una población nativa de cerca del 80% del total, con un sistema económico en constante desarrollo y diversificación y con una cultura nacional bien desarrollada, existe un natural orgullo de ser argentino”.

(Anuario Panamericano editado en Nueva York, refiriéndose a la Argentina de 1943).

El 14 de mayo de 1943, un submarino alemán emergía en el Atlántico Sur. Su capitán subió a la torre y escuadriñó con sus binoculares hacia occidente. Había llegado una luz de señal y lanzó un bote. El general Wilhem Faupel subió a bordo y los marineros enfilaron hacia la playa. Traía una misión trascendente de política exterior: producir un golpe de estado para volcar a la Argentina hacia el lado del Eje. Faupel era jefe del Instituto Iberoamericano de Berlín y su principal objetivo era volcar a Iberoamérica contra Estados Unidos. El general tenía vinculaciones directas con oficiales que habían sido sus alumnos, en la Argentina, Brasil y Perú; anteriormente, había sido embajador alemán ante el gobierno del general Francisco Franco, en plena guerra civil española.

En la Argentina, el Ejército estaba dividido entre los simpatizantes de Alemania y los que sostenían al gobierno constitucional. Los militares favorables al Eje predominaban en Campo de Mayo, la principal guarnición militar del Ejército. Desde un año antes, el presidente Castillo tenía una rivalidad con el general Agustín P. Justo, que proyectaba volver a ser elegido primer mandatario y que era proaliado, mientras que el presidente prefería una política neutral y para ello se rodeó de jefes que simpatizaban con Alemania. Su gabinete estaba equilibrado y, para deshacerse de la presión de Justo, con gran predominancia en el Ejército, había concentrado a los oficiales nacionalistas alrededor de Buenos Aires. La muerte repentina del general Justo dejó un vacío en el Ejército. También murió el jefe de la oposición radical, el Dr. Marcelo T. de Alvear. No obstante, la fórmula de la Concordancia, alianza de los conservadores, radicales antipersonalistas y socialistas independientes, tenía definida una formula proaliada con Robustiano Patrón Costas como candidato.

A la sazón, operaba en nuestro país el principal nudo de espionaje nazi de Sudamérica, con agentes como Freude, posteriormente jefe de la SIDE, y el agregado a la embajada alemana, capitán de navío Nebhur.

Un automóvil condujo al general Faupel, velozmente, desde las proximidades de Mar del Plata hasta Buenos Aires, para alojarse en la iglesia luterana de esta ciudad. En los días subsiguientes, el general tuvo reuniones con jefes y oficiales del Ejército, miembros de una logia llamada GOU, Grupo de Oficiales Unidos, de tendencia nacionalista, y simpatizantes de Alemania.

Ante la indecisión de los jefes argentinos, Faupel fue drástico en su alocución: “Si ustedes no toman el poder, serán juzgados por el gobierno argentino, sobre todo si Alemania pierde la guerra” (1). Esta no estaba todavía decidida, los aliados no habían desembarcado en Italia, en el frente ruso combatían aún en territorio soviético; es decir, la fortaleza europea del nacionalsocialismo y el fascismo estaba intacta. Mientras, en el frente oriental la victoria de Estados Unidos estaba lejos de concretarse. El terreno militar en el GOU había sido preparado también por el general Walter Schellemberg, jefe de la SD de la SS, es decir de la inteligencia exterior de Himmler. (2).

El general Faupel, que además de sus cualidades militares era un hábil político, regresó a Alemania, y el 4 de junio de 1943 estalló el golpe militar, el cual, después de 24 horas, fue copado por el GOU. Debilitado por el fraude electoral, el gobierno del presidente Castillo cayó. El ministro de Guerra, general Ramírez, se hizo cargo de la presidencia, pero duró solo siete meses en el gobierno, porque cuando presionado por los aliados rompió relaciones diplomáticas con Alemania y fue inmediatamente sustituido por el general Edelmiro J. Farrel, en enero de 1944. Al respecto, el capitán Nebhur le envió el siguiente cable a Faupel: “De la Argentina tenemos novedades muy agradables. Ramírez y su camarilla están completamente eliminados. Nuestro amigo Perón es, sin duda, el hombre fuerte del gobierno. Las consecuencias del incidente de enero están prácticamente borradas”.

¿Cómo era la Argentina en 1943? El Anuario Panamericano de 1945, en general con datos de 1943 hacia atrás, dice: “Con una población nativa de cerca del 80% del total, con un sistema económico en constante desarrollo y diversificación y con una cultura nacional bien desarrollada, existe un natural orgullo de ser argentino”. Y agrega: “La Argentina es uno de los primeros países del mundo en cuanto a gastos para la instrucción pública”. (3).

En su edición del 3 de febrero de 2008, el “New York Times” dijo: “En los comienzos de la última centuria, la Argentina fue uno de los diez más ricos países del mundo. Su carne y otros productos agrícolas de exportación estaban construyendo una economía industrial. En 1928, tenía más automóviles que Francia y más teléfonos que Japón. El sueño (…) de transformar un territorio salvaje cercano al fondo del mundo en una gran nación de cultura europea (…) se estaba haciendo realidad”. (4).

En 1935, el 31% del presupuesto se asignó al rubro de instrucción pública (5). La Argentina era, hacia 1943, la nación más culta y educada de América. En ella no morían chicos de hambre ni se veía a carenciados alimentándose de la basura; lideraba a Hispanoamérica y exportaba más que toda ella junta. Su Producto Bruto era superior al de Brasil y, durante la década del 30, se impuso como líder de Hispanoamérica, sobre Estados Unidos, en dos conferencias interamericanas, en las cuales el país del norte, había intentado extender su influencia sobre la región, formando una organización internacional.

Desde el golpe de 1943, con pocas excepciones, los gobiernos han hecho gala de un dirigismo y estatísmo chauvinista, del avasallamiento de la libertad de prensa y crearon monopolios estatales y sindicales y hasta se desató la única persecución contra la Iglesia Católica de la historia argentina.

Han transcurrido 69 años desde aquel golpe revolucionario que proclamó que una dictadura iluminada nos llevaría a dominar a Iberoamérica y ser potencia mundial. Durante ellos, los peronistas gobernaron 36 años, los radicales 12, los militares 17 y los desarrollistas 4.

Hoy continuamos siendo el primer país productor de alimentos del mundo en base al número de habitantes, pero hay niños que se mueren de hambre, carenciados que se alimentan de la basura, 35.000 asesinados por la delincuencia en los últimos 8 años, el narcotráfico descontrolado, la libertad de circulación (cortes) coercionada por bandas protegidas por las autoridades y una oligarquía de políticos enriquecidos a la sombra de sus privilegios, Una rara combinación de autoritarismo y anarquía digitada por el gobierno. Del séptimo lugar como potencia mundial que teníamos en 1943, hemos pasado al septuagésimo lugar.

El general Wilhem Faupel se suicidó, como su admirado Führer, durante “la caída”, pero su herencia lo sobrevivió. Desde aquel 4 de junio de 1943, la Argentina no retomó más el rumbo del mundo libre y a la sombra de los slogans del nacionalsocialismo, al que ahora se le da el nombre de nacional y popular y progresista, solo se mantiene por la riqueza de las tierras que Dios le dio y la ingratamente ignorada herencia de generaciones, que desde 1853, hicieron –como citaba el “New York Times” , de una tierra salvaje una Nación culta, rica y otrora orgullosa de sí misma.

NOTAS

1. Santander, Silvano, Técnica de una Traición, Editorial Antigua, Buenos Aires, 1952.

2. Goñi, Uki. La Auténtica Odesa?, Editorial Paidós, Buenos Aires, 2002, pág 49.

3. Anuario Panamericano 1945. Editado por Panamerican Associates. Nueva York.

4. “The New York Times”, Argentina Rises, Minus Its Awagger By Alexis Barrionuevo. NY, february 6th, 2008.

5. Anuario Panamericano 1945, Editado por Panamerican Associates, Nueva York.

FRASE

Desde el golpe de 1943, con pocas excepciones, los gobiernos han hecho gala de un dirigismo y estatismo chauvinista, del avasallamiento de la libertad de prensa y crearon monopolios estatales y sindicales y hasta se desató la única persecución contra la Iglesia Católica de la historia argentina.

Carlos E. Viana es autor del libro El escenario político sobreiluminado ; es miembro del Centro de Estudios Políticos de la UMSA y profesor de teoría política en la UAI.

Carlos E. Viana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: